El Amor de Dios Su Inmenso Poder

Dios es amor

Los invito nuevamente a que leamos y reflexionemos cuidadosamente la Palabra de Dios, que es la fuerza y alimento de todo aquel que ama a Dios.

Juan nos dice en este fragmento de su primera carta que “Dios es amor y que aquel que dice amar a Dios pero no ama a su hermano es un mentiroso”. También leeremos que “Dios es amor y el que permanece en el amor, permanece en Dios y Dios permanece en él” lo que nos recuerda mucho algunos segmentos del amplio discurso eucarístico de Jesús en Cafarnaúm, precisamente del evangelio de Juan (Juan 6, 22 – 59).

Dios es amor

(Primera carta de San Juan 4, 7-21)

7 Queridos míos, amémonos los unos a los otros, porque el amor procede de Dios, y el que ama ha nacido de Dios y conoce a Dios.
8 El que no ama no ha conocido a Dios, porque Dios es amor.
9 Así Dios nos manifestó su amor: envió a su Hijo único al mundo, para que tuviéramos Vida por medio de él. 10 Y este amor no consiste en que nosotros hayamos amado a Dios, sino en que él nos amó primero, y envió a su Hijo como víctima propiciatoria por nuestros pecados. 11 Queridos míos, si Dios nos amó tanto, también nosotros debemos amarnos los unos a los otros. 12 Nadie ha visto nunca a Dios: si nos amamos los unos a los otros,
Dios permanece en nosotros y el amor de Dios ha llegado a su plenitud en nosotros. 13 La señal de que permanecemos en él y él permanece en nosotros, es que nos ha comunicado su Espíritu. 14 Y nosotros hemos visto y atestiguamos que el Padre envió al Hijo como Salvador del mundo.
15 El que confiesa que Jesús es el Hijo de Dios, permanece en Dios,
y Dios permanece en él. 16 Nosotros hemos conocido el amor que Dios nos tiene y hemos creído en él. Dios es amor, y el que permanece en el amor permanece en Dios, y Dios permanece en él.

La plenitud del amor

17 La señal de que el amor ha llegado a su plenitud en nosotros,
está en que tenemos plena confianza ante el día del Juicio,
porque ya en este mundo somos semejantes a él. 18 En el amor no hay lugar para el temor: al contrario, el amor perfecto elimina el temor,
porque el temor supone un castigo, y el que teme no ha llegado a la plenitud del amor. 19 Nosotros amamos porque Dios nos amó primero.
20 El que dice: «Amo a Dios», y no ama a su hermano, es un mentiroso.
¿Cómo puede amar a Dios, a quien no ve, el que no ama a su hermano, a quien ve? 21 Este es el mandamiento que hemos recibido de él:
el que ama a Dios debe amar también a su hermano.

El amor de dios católico

Las 7 Palabras de Jesús en la Cruz

Señor y Dios mío, que por mi amor agonizaste en la cruz para pagar con tu sacrificio la deuda de mis pecados, y abriste tus divinos labios para alcanzarme el perdón de la divina justicia: ten misericordia de todos los hombres que están agonizando y de mí cuando me halle en igual caso.

EL AMOR DE DIOS

DIFERENCIA ENTRE EL AMOR DE DIOS Y EL AMOR DEL HOMBRE

La diferencia básica??? entre el amor de Dios y el del hombre es que Dios ama a los enemigos, la humanidad entera, y no espera la recompensa, es decir no necesita ser amado antes, sino que ama por naturaleza, porque el poder de Su amor es mayor que todo sentimiento que conocemos, y su benignidad nos guía al arrepentimiento. Dios sabe cual es el resultado del amor por los enemigos, lo ha visto en la Cruz, El sabe el resultado en nuestras almas para la eternidad y le ha merecido y le merece la pena la gran batalla por nosotros, por sus hijos. Un buen padre lucha por sus hijos en el mundo, ¿cómo no lucharía nuestro Padre por nosotros para la eternidad?

El amor de Dios es tan fuerte hacia nosotros que ha dado a Su Hijo Unigénito entregándole en la cruz para morir en nuestro lugar, por nuestro pecado o error debido a nuestra enemistad natural contra Dios, esto es que queremos que Dios sea como cada uno de nosotros lo concibe en lugar de hacer Su Palabra: …Y el mundo pasa, y sus deseos; pero el que hace la voluntad de Dios permanece para siempre. 1Juan 2:17. Esa voluntad es que recibamos al Hijo como nuestro Salvador, porque Él es el que bautiza con el Espíritu Santo. Esto para los que le hemos oído estando en este cuerpo, pero también se encontrarán con Él y Le oirán tras la resurrección los que tuvieron y tienen un corazón volcado hacia Dios pero no conocieron el Evangelio.

El amor del hombre sin embargo está enfocado básicamente en dos cosas, primero en sus instintos animales, incluida la maternidad, y segundo, el amor del hombre natural le guía a buscar el disfrute egoísta de lo que tiene a su alcance, sin mirar al prójimo. El hombre por lo tanto ama el dinero, el poder, el éxito ante los demás, busca ser reconocido, ser el líder, ganar en la competición a base de humillar y batir a su prójimo, y para ello mata y está matando diariamente, como vemos en las noticias de cada día. El amor del hombre solo piensa en él mismo, es enemigo de Dios, es del diablo, ni siquiera mira a su Creador.

El amor del hombre se diferencia poco del amor animal, que es por instinto de supervivencia meramente y como mucho de su propio clan, a veces ni eso, Caín y Abel. Si tuviéramos que hacer un resumen de la humanidad, presentarle a Dios, ver desde fuera el resultado del mundo del hombre, ¿Cómo explicaríamos las atrocidades cometidas, el hambre, las guerras, los gobiernos buscando solo el dinero y el poder? No podemos decir que el hombre tenga amor, sino afán por dominar, no tiene amor de Dios.

 

Amor es una palabra tan corta, pero con un significado muy profundo, hay quienes consideran que el amor, después del don de la vida, es el don Divino mas preciado. Todos los seres humanos hemos sido provistos con la sublime capacidad de amar.
¿Qué es el Amor?  Larousse lo define como “Sentimiento que inclina el animo a lo que le place”, demasiado simple, ¿no creen?, el amor es algo difícil de explicar ya que es algo que se entiende cuando se vive, para lo cual es más fácil de entender si identificamos las tres dimensiones del amor, que en forma resumida son:
El amor AGAPE se refiere al sentimiento de amor que tenemos para con Dios
El amor PHILOS (filial) se refiere al sentimiento de amor para con nuestros parientes y amigos
El amor EROS se refiere al amor que sentimos por nuestra pareja.
En cualquiera de los tres casos, aplica la descripción que manifiesta el apóstol Pablo en I Corintios 13 quien dice que el AMOR…..
ES SUFRIDO.- Esto implica que de alguna forma compartimos el dolor (como propio) de quien amamos y estamos dispuestos a sufrir por ello, Jesús sufrió la muerte y muerte de Cruz por amor a nosotros.
ES BENIGNO.- Esto quiere decir que es bueno, noble, de sana intención y propósito.
NO TIENE ENVIDIA.- No desea lo que no es suyo, ni se molesta por el bien de la persona amada.
NO ES JACTANCIOSO.- Es decir que no se alaba a sí mismo, no es presuntuoso por la calidad de su sentimiento.


NO SE ENVANECE.– Quiere decir que no es vanidoso ni egoístamente orgulloso.


NO HACE NADA INDEBIDO.- No actúa en lo que esté fuera de la voluntad de Dios, así como en nada que lastime o lesione a la persona amada.
NO BUSCA LO SUYO.- Se preocupa por la persona amada y no busca su propia satisfacción.
NO SE IRRITA.- Es decir no siente ira con quien ama.
NO GUARDA RENCOR.- Es decir que perdona y olvida, aunque haya sido muy lastimado, no tiene nada en contra de la persona amada, es por ello que Dios quien nos ama, cuando nos perdona, jamás se vuelve a acordar de nuestro pecado. (Miqueas 7:18)
NO SE GOZA DE LA INJUSTICIA MAS SE GOZA DE LA VERDAD.- Jamás se alegra cuando falta la aplicación de la justicia, no usa artimañas y tampoco le miente a la persona amada, pues se regocija en la verdad.
TODO LO SUFRE.- Es decir que acepta el precio de su amor sin reclamar nada. No puedo dejar de pensar en Jesús quien aceptó injurias, atropellos, injusticias, solo por amor a nosotros.
TODO LO CREE.- Quien ama, no duda de la persona amada pues la entrega es total, le manifiesta una confianza plena.
TODO LO ESPERA.- Es paciente, espera todo de su amor, sin pensar que algo pudiera hacerle cambiar de sentir.
TODO LO SOPORTA.- Acepta todo lo que venga de la persona amada, le ama tal y como es y le da todo su apoyo.
EL AMOR NUNCA DEJA DE SER.- El verdadero amor, nunca cambia, y nunca desaparece.
El amor cuando es genuino, cumple con TODAS estas características, así que es muy válido que meditemos en cada una de ellas y las utilicemos para valorar primeramente a nuestro amor por Dios, así sabremos si realmente le estamos amando o es solo una emoción pasajera.

 

Después pensemos en la persona amada (nuestra pareja), donde de faltar algún requisito, es síntoma que el amor aun no está maduro, lo que nos ayudará a valorar la relación e incluso a definirla, en el caso de un noviazgo da la pauta para tomar una decisión muy importante y trascendental, y en al caso del matrimonio requeriremos del Señor para fortalecer las áreas débiles. Por último hagamos este mismo ejercicio para valorar nuestro amor y cariño por nuestros parientes, padres, hermanos y demás familiares así como para con nuestros amigos, de seguro que vamos a descubrir aspectos muy interesantes de nuestra relación con ellos y sabremos los puntos que debemos fortalecer.
El apóstol Pablo es muy claro cuando dice, que de nada sirve conocer muchas lenguas, tener don de la profecía, tener sabiduría, repartir nuestros bienes, sacrificarnos y cualquier otro don o virtud, si no hay amor en nuestras vidas. Dios nos hizo seres afectivos, todos tenemos esa capacidad, el primer fruto del Espíritu Santo que enumera Pablo en el libro de Gálatas 5:22 es el amor, así que todo aquel que tiene a Cristo en su corazón ha sido bendecido con el amor, por tanto debemos ejercitar ese fruto de Dios en nuestra vida.

Dios les bendiga mis amigos!

Una historia que fue contada por un soldado que pudo regresar a casa después de haber peleado en la guerra de Vietnam:

Un soldado les habló a sus padres desde San Francisco.

– “Mamá, Papá. Voy de regreso a casa, pero les tengo que pedir un favor: Traigo a un amigo que me gustaría que se quedara con nosotros.”

– “Claro,” le contestaron, “Nos encantaría conocerlo.”

– “Hay algo que deben de saber”, – el hijo siguió diciendo, “él fue herido en la guerra. Piso en una mina de tierra y perdió un brazo y una pierna. Él no tiene a donde ir, y quiero que se venga a vivir con nosotros a casa.”

– “Siento mucho el escuchar eso hijo. A lo mejor podemos encontrar un lugar en dónde él se pueda quedar.”

– “No, Mamá y Papá, yo quiero que él viva con nosotros.”

– “Hijo,” le dijo el padre, “tú no sabes lo que estás pidiendo. Alguien que esté tan limitado físicamente puede ser un gran peso para nosotros. Nosotros tenemos nuestras propias vidas que vivir, y no podemos dejar que algo como esto interfiera con nuestras vidas. Yo pienso que tú deberías de regresar a casa y olvidarte de esta persona. Él encontrará una manera en la que pueda vivir él solo.”

En ese momento el hijo colgó la bocina del teléfono. Los padres ya no volvieron a escuchar de él. Unos cuantos días después, los padres recibieron una llamada telefónica de la policía de San Francisco. Su hijo había muerto después de haber caído de un edificio, fue lo que les dijeron. La policía creía que fue un
suicidio.

Los padres destrozados por la noticia volaron a San Francisco y fueron llevados a la morgue de la ciudad para identificar a su hijo. Ellos lo reconocieron, para su horror descubrieron algo que no sabían, su hijo tan solo tenía un brazo y una pierna.

¡Dios les bendiga!

Amén

Basta una leve sonrisa en tus labios para levantar el corazón, para mantener el buen humor, para conservar la paz del alma, para ayudar a la salud, para embellecer la cara, para despertar buenos pensamientos, para inspirar generosas obras.

Sonríete hasta que notes que tu constante seriedad y severidad se haya desvanecido. Sonríete hasta entibiar tu propio corazón con ese rayo de sol.

Irradia tu sonrisa: esa sonrisa tiene muchos trabajos que hacer, ponla al servicio de Dios. Tú eres apóstol ahora y la sonrisa es tu instrumento, la caña para pescar almas. Santificando la gracia que habita en ti, te dará el encanto especial que necesitas para transmitir a los otros ese bien. Sonríe a los tristes. Sonríe a los tímidos. Sonríe a los amigos. Sonríe a los jóvenes. Sonríe a los ancianos. Sonríe a tu familia. Sonríe en tus penas. Sonríe en tus pruebas. Sonríe en tus soledades. Sonríe por amor de Jesús. Sonríe por amor a las almas. Deja que todos se alegren con la simpatía y belleza de tu cara sonriente. Cuenta, sí puedes el número de sonrisas que has distribuido entre los demás cada día; su número te indicará cuántas veces has promovido contento, alegría, satisfacción, ánimo, o confianza en el corazón de los demás. Estas buenas disposiciones, siempre son el principio de obras generosas y actos nobles. La influencia de tu sonrisa obra maravillas que tú ignoras.

Tu sonrisa puede llevar esperanza y abrir horizontes a los agobiados, a los deprimidos, a los descorazonados, a los oprimidos y a los desesperados. Tu sonrisa puede ser el camino para llevar las almas a la fe. Tu sonrisa puede ser el primer paso que lleve al pecador hacia Dios. También sonriele a Dios. Sonríe a Dios, mientras aceptas con amor todo lo que El te manda y merecerás la radiante sonrisa de Cristo fija en ti con especial amor por toda la eternidad.

¡Dios les bendiga!

Amén

 

Recópilado y Elaborado por: Ervin Ariel Jarquín Urbina

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s