La Verdadera Oración y porque Orar a Dios

La verdadera Oración.

 

La oración es una relación sagrada, íntima, profunda y sincera con Alguien, con alguien que lo es Todo.

Casi nadie sabe qué es realmente orar. Para unos la oración es un rezar oraciones mental y mecánicamente y, para otros, pedir cosas sin conocimiento alguno. Para los que se creen más avanzados y profundos la oración es un grito hacia Dios, un desbordamiento emocional y mental, que se produce por esa “unión” y de ese “contacto” con Él, y que muchas veces trae consigo lo que se suele llamar en medios doctrinarios como “el misterio de las lágrimas”. Pero es necesario superar esta forma tan limitada de “oración”. Todas estas variantes son estaciones en las que un ser humano puede permanecer, senderos que se pueden recorrer. Pero no son los únicos caminos y, sin duda alguna no son el principio de la andadura espiritual.

El objetivo de la oración es para muchos tratar de obtener algo de una entidad que cree superior y en condiciones de conceder lo que se cree que se necesita. Pero esta entidad, que generalmente se entiende como Dios, no tiene nada que ver con la mezquindad de nuestras vidas. Sin embargo, sucede que, por la propia actitud de la persona que “ora” y por lo que desea, se origina un estado de paz, de quietud y de receptividad, que desvanece, hasta cierto punto, la confusión mental. Ocurre que es el propio subconsciente quien responde.

La voz interior suele ser en muchas ocasiones la respuesta que la propia persona quiere darse a sí misma, para lograr cierta calma y serenidad mental. Ese estado beneficia, sin que ello signifique ninguna conexión con una realidad superior positiva que le trascienda. También se produce una profunda concentración cuando, en la angustia, se pide una ayuda externa en actitud de humildad y de expectación. A esa concentración se le llama, casi siempre, oración. Pero no es tal, pues la concentración es pura exclusión, es el rechazo de los pensamientos y de las ideas le obstaculizan y desvían de lograr el objetivo perseguido. Y esa no es nada más que una actitud combativa.

La oración es comprensión, comprender sin excluir ni suplicar. Comprender y, en la comprensión, hallar la paz y la liberación de lo comprendido. Sólo entonces se le otorga el verdadero valor a las cosas. El primer paso de la oración es el propio conocimiento. Esto significa la plena consciencia de la actividad cotidiana, en el obrar, en el sentir y en el pensar. La oración carece de significado sin el propio conocimiento que conduce al verdadero pensar y éste a la verdadera acción, acción que siempre es precedida de la calma y de la ausencia de confusión y divagación mental. En este estado, el ser humano se encuentra atento, perceptivo y libre de la necesidad de pedir soluciones externas sin verdadero valor.

Pero sí que puede establecerse una verdadera comunicación cuando, en el silencio de la mente, se es consciente del movimiento del pensar y del sentir. Entonces se revelan los diferentes estratos que componen al ser humano, los superficiales y los profundos inconscientes. Entonces, sin confusión ni problemas, algo, que se encuentra fuera del tiempo, nos ilumina.

Nuestra labor se encuentra en elevar nuestra consciencia para que el Padre, la verdad, la realidad, o como queramos llamarle pueda entrar en ella y obremos adecuadamente en nuestra vida. La oración es abrir la consciencia a Dios y relacionarse conscientemente con Él. Se podría llamar también meditación trascendental, pues supone vivir en meditación y a la vez trascender lo que se percibe a través de las puertas de los sentidos. Sólo si se abre la consciencia a Dios, si se ora, se obra adecuadamente en la vida. La oración debe ser consciente, llena de sensibilidad y de conocimiento, que no deja espacio para los estados patológicos y enfermos que alimentan esa “oración” ignorante promovida por grupos doctrinarios. Quienes están influidos por estas asociaciones y por sus doctrinas buscan normalmente en la oración estados alterados en los que gozar de un placer exquisito o bien la utilizan para pedir, casi siempre, absurdos descabellados.

Muchas personas creen que la oración es entrar en contacto y unirnos a Dios. Y no es un planteamiento del todo inadecuado. Debemos ser conscientes y obrar adecuadamente, y esta es la actitud que nos abre al Padre y a sus mundos de Luz.

No se puede aprender a orar con el simple conocimiento teórico. Sólo existe un medio, y este es el ejercitamiento. Todas las explicaciones sobre la oración son completamente estériles si no vivimos en oración. Por lo demás, es muy difícil, prácticamente imposible, explicar con claridad qué es la oración, porque se trata de un secreto que sólo conocen y comprenden quienes lo experimentan en su vida.

Muchas personas tienen un auténtico problema con la oración, pues rechazan toda posibilidad de relación personal con el Padre, con el Ser Trascendente y Supremo, con el Absoluto. Conciben a este ser como un principio universal, y no como alguien con quien podamos tener una relación personal. Pero Dios es alguien. Alguien con quien nosotros, que también somos alguien, podemos y debemos entrar en relación. Esto implica un dirigirnos al él en tanto que persona, no sólo como un principio impersonal del que aprovechamos algo. Decir que Dios es alguien quiere decir que es un Ser dotado de inteligencia, amor, voluntad y acción. Y en este sentido no sólo es alguien sino que además es el Único, porque toda voluntad, todo amor y toda acción proceden de esa Voluntad, Inteligencia y Amor.

La oración es una apertura de nosotros mismos a alguien que es mayor que nosotros mismos. Es una expansión de nuestro interior, una comunicación profunda, esencial, con la misma fuente de nuestro propio ser. Muchas personas intentan sinceramente orar pero, por un motivo u otro, no lo hacen. Algunas de ellas creen que no son lo suficientemente limpias como para acercarse a Dios. Pero nada puede impedirnos abrirnos y entrar en la intimidad de Dios por medio de la oración. Todos los seres humanos sufrimos flaquezas, fracasos e imperfecciones. Sería una lástima si a causa de estas dificultades no nos estuviese permitido participar de la intimidad salvadora de Dios. Por suerte, está siempre a nuestro lado para acogernos a pesar de todo, pues su amor es infinitamente mayor que el que una madre pueda tener con sus hijos.

Quien no ora, en realidad, no es espiritual; la calidad de la vida espiritual depende de la calidad de la oración. Orar es muy sencillo, es abrirnos a Dios, es gozar de Dios. Pero sencillo no es sinónimo de fácil. Cuando una persona ve a otra orar, si no tiene ideas preconcebidas que le repriman, difícilmente dejará de percibir una necesidad íntima de hacer lo mismo, de orar también ella para satisfacer una misteriosa necesidad de Dios. El sentimiento que nos hace orar es siempre muy íntimo y proviene de las entrañas mismas del ser. Para algunos, Dios no pasa de ser un concepto, para otros es un mito. Pero para quien tiene la felicidad de “conocerle”, Dios es la realidad, la verdad, el epicentro y la explicación primera y última de todas las realidades.

La vivencia de Dios, terrible y fascinante al mismo tiempo, toca al ser humano en su esencia. Brotan entonces de sus entrañas sentimientos de reverencia, amor y confianza. Al darnos cuenta de las dificultades que tenemos para vivir espiritualmente le pedimos. Entonces orar se vuelve una súplica confiada. Igual que un niño, que incapaz de alcanzar alguna cosa le pide a su madre que le aúpe un poco, también nosotros al ver nuestra propia realidad le pedimos a Dios ayuda. Aunque éste sea un acto muy humano, porque Él está siempre a nuestro lado y sabe lo que necesitamos aún antes de que nosotros lo sepamos.

Claro que Dios podría hacernos el trabajo que hemos venido a hacer, pero no sería lo más adecuado. El ofrece una absoluta libertad a sus hijos, el libre albedrío. Si una madre con excesiva solicitud no diese la oportunidad a su hijo para que él mismo viviese su propia vida le estaría haciendo un flaco favor.

Dios está cerca, no nos tenemos que agobiar por nada; en lo que creamos en consciencia apropiado debemos presentarle nuestras peticiones con esa oración y esa súplica que incluyen la acción de gracias. Pero somos muy frágiles. Después de prometer y asegurar fidelidad al camino del bien y del obrar adecuados, volvemos a recaer en nuestra natural miseria. Si no supiéramos que la mayor alegría de nuestro Padre es perdonar y acoger sin reprimenda y con gran ternura al alma arrepentida, probablemente nos desesperaríamos y nos abandonaríamos definitivamente. Pero como la justicia de Dios se llama “misericordia infinita” y “amor sin medida”, encontramos ánimos para pedir perdón no sólo una vez, sino muchas veces al día. La certidumbre de su perdón y de su acogida amorosa cambia la accidentada vida de la persona espiritual en un confiado y seguro camino hacia la Luz.

La experiencia de la auténtica oración sólo puede conocerla quien la vive. Por su propia naturaleza escapa completamente a la comprensión de quienes se acercan a ella de un modo meramente intelectual, o a través de lecturas. Filósofos, psicólogos y hasta teólogos que no vivan espiritualmente fracasan en sus intentos de describirla teóricamente. Orar no consiste en pensar mucho, sino en amar mucho. El corazón es un lugar especial de la oración porque es en esta región del ser humano donde sucede la unión, el encuentro de una persona hecha para otra Persona. Orar es estar con nuestro Padre, permanecer en su compañía, conversar con él, dialogar… con palabras, con actitudes, con gestos, con sentimientos, con obras. Es, en fin, estar ahí junto a Él, sencillamente porque le amamos y le necesitamos para ser conscientes y obrar adecuadamente.

Hacer oración es abrir nuestra consciencia a Dios, es decirle nuestro amor con palabras o sin ellas, con sentimientos amorosos o en estado de aridez, tal como Él mismo nos inspira y nos ayuda, porque sin Él sería imposible orar. En realidad, sin Él no podemos ni orar ni vivir espiritualmente.

Para entrar en la intimidad divina es necesario disponer de algunos espacios de tiempo tranquilos para “recoger” la propia vida y “acoger” a Dios. La verdadera vida de oración siempre supone un tiempo destinado únicamente a ella, sería ilusorio pensar que basta el espíritu de oración para que ya todo se vuelva oración. Cuanto más constante, vivo, pleno y profundamente vivenciado es el tiempo destinado a la oración tanto más influye su resonancia en todo el resto del tiempo y por tanto en la vida. Pero la verdadera oración no se reduce a episodios más o menos frecuentes de la vida de una persona, sino que es una característica fundamental de su vida.

Debemos orar porque lo necesitamos. Lo necesitamos porque en nosotros hay una necesidad de esa comunicación plena, total, perfecta. Y sólo Dios cumple totalmente esa función de ser alguien con quien podemos entendernos del todo. Existen cosas en nosotros que nunca podremos comunicar a otras personas, no porque sean íntimas o privadas, sino porque son incomunicables. Ciertos impulsos, ciertas aspiraciones, ciertos matices interiores son totalmente inexpresables a través de los sentidos, aunque puedan ser intuibles. Pero en nuestra comunicación con Dios expresamos constantemente todo este contenido interno y, a su vez, vamos aprendiendo nuevos conocimientos sobre la vida insondable de Dios.

La oración es un medio para ensanchar la consciencia y obrar adecuadamente. Orar significa romper una barrera que hay en la mente y en el corazón que mantiene encerrado al ser humano dentro de una idea y de un sentimiento de aislamiento. Cuando somos y estamos con Dios y en Dios nos comunicamos con alguien infinito. Y esto supone un ensanchamiento, un crecimiento y una expansión de nuestra inteligencia y de nuestro corazón. Es algo parecido a la misma expansión que tiene el niño pequeño totalmente confiado que se dirige a su madre. La madre lo es todo para él, y él está allí comunicándose del todo, no se siente como algo separado, distinto, más pequeño que la madre. El niño va a la madre y se abre, se ensancha todo él, se lanza a sus brazos sin problemas.

Cuando estemos en oración debemos estar realmente en oración, no tenemos que hablar para nosotros mismos ni para el aire. Muchas veces lo que se llama oración es un simple monólogo o exclamación en voz alta, y esto no es oración ni lo ha sido nunca. Nos debemos dirigir a Dios, a ese ser que no sabemos quién es, pero que intuimos que es el Padre, con toda nuestra alma, con toda nuestra mente y con todo nuestro corazón.

Esta es la primera parte esencial de la oración: que nos situemos ante la presencia del Padre, que nos situemos ante esta intuición de Absoluto. Pero que esta presencia no sea sólo una idea, sino que todo nuestro ser se abra completamente a esa intuición y a esa necesidad que hay en nosotros del Ser Total.

Vivir en oración es fuente de libertad interior. Todas las manifestaciones de la vida –deseos, emociones, trabajos, sufrimientos…- quedan tocadas por la oración, o sea por la consciencia y el amor. Todo cuanto se hace, se piensa o se siente adquiere un halo de significado, de belleza y de tranquilidad. La vida se unifica en torno al amor y a la belleza suprema, Dios, y la vida adquieren su sentido. La persona vive mejor, más feliz. Pero vivir en oración no significa tener el pensamiento ininterrumpidamente vuelto hacia Dios. Esto es imposible y tampoco es necesario. Cuando alguien está alegre o triste no necesita acordarse de ello para saber en qué estado se encuentra. Quien ama a alguien apasionadamente no necesita evocar con insistencia el recuerdo de esa persona para darse cuenta de que la quiere. Vivir en oración es un estado de consciencia que orienta la vida y le comunica un toque característico a todas las actividades. Una vida espiritual siempre se concreta en la oración, pues significa andar el camino que lleva hacia la Luz.

 

 

 

Principio del formulario

¿POR QUE ORAR?
Importancia de la Oración

Final del formulario

En su libro titulado “Camino de la Esperanza”, el Cardenal Vietnamita  Nguyen Van Thuan nos dejó este testimonio, que es una verdadera campanada de advertencia:

 “Un día hablé con el Padre Provincial de una gran congregación sobre la crisis del sacerdocio y las vocaciones religiosas.  El me dijo que habían enviado una carta a todos los hermanos que habían dejado el sacerdocio para preguntarles por qué lo habían hecho.  Todos contestaron.  Y sus respuestas revelan que no se habían ido por problemas sentimentales, sino porque no oraban.  Algunos dijeron que habían dejado de rezar hacía muchos años. 

Vivían en comunidad, pero no oraban profundamente; mejor dicho, ni rezaban. Trabajaban mucho, enseñaban en las Univer-sidades, organizaban muchas cosas, pero no rezaban”.

“La oración es la fundamentación de la vida espiritual” (Cardenal Nguyen Van Thuan).

“Muchas vocaciones están en crisis, no se realizarán.  Muchas familias sufren dificultades, se separarán y se pelearán.  Mucha gente pierde el gusto por la vida y el trabajo, están descontentos y vacíos. Y todo esto porque se ha abandonado la oración”  (Beata Teresa de Calcuta).

Todo se renueva en la oración, tanto los individuos como las comunidades.  Surgen nuevos objetivos e ideales” (Juan Pablo II).

No es de extrañar que el Catecismo de la Iglesia Católica dedique una quinta parte (20%) de sus páginas al tema de la oración, en forma muy extensa y explícita, y tratando todas las formas de oración, inclusive la de la contemplación, que erróneamente ha estado reservada para vocaciones especiales.

Son tan detallados los capítulos que el Catecismo de la Iglesia Católica dedica a la oración, que trae hasta consejos prácticos para la oración y trata también los errores en que pueden caer los orantes.

El tratamiento que da el Catecismo de la Iglesia Católica a la oración denota la importancia que le asigna el Magisterio de la Iglesia a la misma.

La oración es la llave que abre nuestro corazón y nuestra alma al Espíritu Santo; es decir, a Su acción de transformación en nosotros. Al orar, permitimos a Dios actuar en nuestra alma -en nuestro entendimiento y nuestra voluntad- para ir adaptando nuestro ser a Su Divina Voluntad. (cfr. Catecismo de la Iglesia Católica #2825-1827)

La oración nos va descubriendo el misterio de la Voluntad de Dios. (cfr. Ef.1, 9)

La oración va conformando nuestro ser a esa forma de ser y de pensar divinas: nos va haciendo ver las cosas y los hechos como Dios los ve. Ver el mundo con los ojos de Dios.

En el silencio Dios se comunica mejor al alma y el alma puede mejor captar a Dios.  En el silencio el alma se encuentra con su Dios y se deja amar por El y puede amarle a El.

En el silencio el alma se deja transformar por Dios, Quien va haciendo en ella Su obra de “Alfarero”, moldeándola de acuerdo a Su Voluntad (cfr.Jer.18,1-6).

La oración nos va haciendo conformar nuestra vida a los planes que Dios tiene para nuestra existencia.

En fin: la oración nos va haciendo cada vez más “imagen de Dios”,  nos va haciendo más semejantes a Cristo.

La oración nos va develando la verdad, sobre todo la verdad sobre nosotros mismos:  nos muestra cómo somos realmente, cómo somos a los ojos de Dios:

Los seres humanos solemos tener una máscara hacia fuera, hacia los demás:  mostramos lo que no somos.  Hacia adentro, hacia nosotros mismos, solemos engañarnos:  creemos lo que no somos.  Sólo en la oración descubrimos la verdad sobre nosotros mismos:

Dios nos enseña cómo somos realmente, cómo nos ve El.

La oración nos abre los ojos para comprender las Escrituras, internalizarlas y hacerlas vida en nosotros.  Nos cura del “síndrome de Emaús”.

En el silencio de la oración nos encontramos con Dios y nos reconocemos Sus creaturas, dependientes de El, nuestro Padre y Creador, nuestro principio y nuestro fin.

En el silencio de la oración somos como ramas de la Vid que es el Señor, porque nos nutrimos de la savia misteriosa que son las gracias que necesitamos y que Dios nos da, especialmente en esos ratos de oración.

“El hombre no puede vivir sin orar, lo mismo que no puede vivir sin respirar”  (Juan Pablo II).

“Es necesario que encontremos el tiempo de permanecer en silencio y de contemplar, sobre todo si vivimos en la ciudad donde todo se mueve velozmente.  Es en el silencio del corazón donde Dios habla” (Beata Teresa de Calcuta).

“Orad y velad para no caer en la tentación … para aportar a esta sociedad la luz de la Verdad, la fe en las certezas trascendentales y eternas, el gozo de la verdadera esperanza y el compromiso de la caridad animosa.  El mundo necesita más oración”  (JP II, 11-6-83).

 

La oración nos despierta el anhelo de Cielo, los deseos de eternidad, la esperanza en las “realidades últimas” de que nos hablaba Juan Pablo II.

Asimismo, la oración no nos deja desentendernos de las “realidades penúltimas”, porque la verdadera oración, lejos de replegarnos sobre nosotros mismos, nos impulsa a la acción y al servicio a Dios en los hermanos.   No filantropía o mero altruismo, sino acción apostólica veraz.

Tal vez por todas estas cosas y por el interés del Magisterio de la Iglesia en la oración, el Papa Juan Pablo II nos dejó una consigna en su visita a Venezuela, consigna que repetía en todos sus viajes y que él mismo practicaba:Ante todo, creced en el Señor … Abrid siempre más vuestro corazón a Cristo. Acoged Su presencia misteriosa y fecunda; cultivad la intimidad con El en ese encuentro que cambia la vida… Creced siempre en el Señor. Creced hacia la plenitud de Dios” (Ef.3, 19). Y esta consigna no fue precisamente para el Clero o los Religiosos: la dijo para los laicos, para los que debemos estar actuando en el mundo.

Y ese crecimiento en el Señor, ese crecimiento hacia la plenitud de Dios no puede darse sin la oración, sin “ese encuentro que cambia la vida”.

Y ese crecimiento significa ir creciendo en los frutos del Espíritu Santo, algunos de los cuales cita San Pablo en su carta a los Gálatas (5, 22-23): amor, alegría, paciencia, comprensión, bondad, fidelidad, mansedumbre, dominio de sí … pues el Espíritu Santo va infundiendo ésos y otros frutos en el alma de todo aquél que se abre a su acción de transformación divina, sobre todo a través de la oración.

 

Te presentamos 20 citas bíblicas imprescindibles para todo católico.

AMOR

1. Tanto amó Dios al mundo que le envió a su Hijo único, para que todo el que crea en Él no se pierda, sino tenga vida eterna (Jn 3,16).

2. Dios es amor (1Jn 4,8).

3. A Dios nadie lo ha visto jamás; pero si nos amamos unos a otros, Dios está entre nosotros (1Jn 4,12).

4. Amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón, con toda tu alma y con toda tu mente. Este es el primero y más grande mandamiento. El segundo es semejante a éste: Amarás a tu prójimo como a ti mismo. Toda la Ley y los Profetas se fundamentan en estos dos mandamientos (Mt 22,37-40).

SALVACIÓN EN CRISTO JESÚS

5. Si decimos que no tenemos pecado, nos estamos engañando a nosotros mismos, y la verdad no está en nosotros (1Jn 1,8).

6. Ante el nombre de Jesús toda rodilla se doble, en el cielo, en la tierra y en el abismo. Y que toda lengua proclame que Jesús es el Señor para gloria de Dios Padre (Filip 2,11).

7. Quien quiera salvar su vida, la perderá; pero quien pierda su vida por mí y por el Evangelio, la salvará (Mc 8,35).

8. ¿De qué le sirve al hombre ganar el mundo entero, si pierde su vida? (Mc 8,36).

9. Si alguno quiere venir en pos de mí, niéguese a sí mismo, tome su cruz y sígame (Mc 8,34).

10. El que come mi carne y bebe mi sangre, tiene vida eterna, y yo le resucitaré el último día (Jn 6,54).

11. Yo estoy con ustedes todos los días hasta que se termine este mundo (Mt 28,20).

MARÍA

12. Dijo María: «Yo soy la esclava del Señor; hágase en mí según tu palabra.» (Lc 1,38).

13. Jesús, al ver a su madre y junto a ella al discípulo a quien más amaba, dijo a su madre: «Mujer, ahí tienes a tu hijo.» Luego dijo al discípulo: «Ahí tienes a tu madre.» Y desde aquella hora el discípulo se la llevó a su casa (Jn 19,25-27).

PALABRA DE DIOS

14. Tu Palabra es lámpara para mis pasos y luz en mi sendero (Sal 119,105).

15. Proclama la Palabra, insiste a tiempo y a destiempo, reprende, amenaza, exhorta con toda paciencia y doctrina (2Tim 4,2).

16. Cuando me llegaban palabras tuyas, yo las devoraba. Ellas eran para mí el gozo y la alegría de mi corazón (Jer 15,16).

17. Me has seducido, Señor, y me dejé seducir por ti (Jer 20,7).

MISIÓN

18. La cosecha es abundante, pero los obreros son pocos. Rueguen, pues, al Dueño de la cosecha que envíe obreros a su cosecha (Lc 10,2).

19. Vayan por todo el mundo y prediquen mi Evangelio a toda creatura (Mc 16,15).

20. ¡Ay de mí si no anuncio el Evangelio! (1Cor 9,16).

 

 

Elaborado por: Ervin Ariel Jarquín Urbina

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s