¿Sabes lo que es la Utopía? leelo te interesará

Definiciones de Utopía

El concepto utopía designa la proyección humana de un mundo idealizado. El término fue concebido por Tomás Moro en su obra Dē Optimo Rēpūblicae Statu dēque Nova Insula Ūtopia, donde Utopía es el nombre dado a una comunidad ficticia cuya organización política, económica y cultural contrasta en…

Utopía, cuyo nombre original en latín es Dē optimō reī pūblicae statű dēque novā īnsulā Ūtopiā (en español, Del estado ideal de una república en la nueva isla de Utopía) es un libro escrito por Tomás Moro y publicado en 1516.

Utopía es una banda estadounidense de rock progresivo cuya historia se extiende desde 1973 hasta 1987, teniendo exitosas reunión en diversas ocasiones. …

“Utopía” es el segundo álbum de estudio de la cantante pop mexicana Belinda. Fue lanzado el 3 de octubre de 2006 en México y en Latinoamérica. Después de un mes de su lanzamiento, el álbum recibió disco de platino en México. …

Utopía es un disco LP del cantautor Joan Manuel Serrat cantado en lengua castellana, editado en 1992 por la compañía discográfica Ariola, con arreglos y dirección musical de Josep Mas “Kitflus”, a excepción de Juan y José (Manuel Tejada y Oscar Gómez) y Utopía (Joan Albert Amargós).

“Utopía” es una canción de la cantante y actriz mexicana Belinda. Es el primer track de su segundo álbum de estudio que tiene el mismo título, así como en las reediciones ”, Utopía (Edición Especial Europea) y Utopía (Edición Especial Italiana)’.

Utopía película española, dirigida por María Ripoll y estrenada en el 2003

Cualquier lugar, idea o proyecto, enormemente atractivo, ideal, pero inalcanzable

Nombre de la novela de Tomás Moro, que ha dado origen al concepto de utopía; Ciudad imaginaria e ideal en la novela del mismo nombre de Tomás Moro

Esté a favor, pero de lejos. “En mi juventud, cuando apostábamos por la utopía…” (Armando Paz. Recuerdos de un fullero. Cuadernos sureños de la nostalgia, 1983). “Mi chico es muy bueno, pero me salió muy idealista, casi utópico” (M. Bazán. Confesiones de una madre. …

Designa aquellos ideales que parecieran no tener un lugar factible en la tierra; en cierto modo, utopía es sinónimo de un sueño imposible de realizar.

Libreto sobre un futuro. Puede tener intención exploratoria (discriminar entre alternativas); indicativa (traza la dirección al presente) o crítica (negar el estatus quo). Es afín al sueño organizado (Hodara). …

Utopía

Para otros usos de este término, véase Utopía (desambiguación).

Representación utópica de Robert Owen (1838).

El concepto utopía designa la proyección humana de un mundo idealizado que se presenta como alternativo al mundo realmente existente, ejerciendo así una crítica sobre éste. El término fue concebido por Tomás Moro en su obra Dē Optimo Rēpūblicae Statu dēque Nova Insula Ūtopia, donde Utopía es el nombre dado a una comunidad ficticia cuya organización política, económica y cultural contrasta en numerosos aspectos con las sociedades humanas contemporáneas a Tomás Moro. Sin embargo, aunque el término fue creado por él, el concepto subyacente es anterior. En la misma obra de Moro puede observarse una fuerte influencia e incluso directa referencia a La República, de Platón,1 obra que presenta asimismo la descripción de una sociedad idealizada. En el mismo sentido, las narraciones extraordinarias de Américo Vespucio sobre la recién avistada isla de Fernando de Noronha, en 15032 y el espacio abierto por el descubrimiento de un Nuevo Mundo a la imaginación, son factores que estimularon el desarrollo de la utopía de Moro.

Además de La República, otras construcciones utópicas anteriores a la de Tomás Moro son por ejemplo el jardín de Gilgamesh, la isla de la Historia Sagrada de Evémero y los mitos de Hesíodo.

El origen etimológico de Utopía no fue explicado por Moro, siendo que estudiosos de su obra destacan un posible juego de significados, ambos del griego. Por un lado οὐτοπία (οὐ, no; τόπος, lugar) y por el otro εὐτοπία (εὐ, buen; τόπος, lugar).

En oposición al concepto de utopía, existe el término distopía.

Introducción

Se puede definir la utopía como la descripción de una sociedad ideal situada en una abstracción de tiempo o de espacio. En este sentido, es posible distinguir dos grandes géneros: los que apuntan a la construcción global de una sociedad ideal futura y los que describen una sociedad ideal situada en un espacio delimitado. En las utopías espaciales, el ideal constituye un modelo para valorar las insuficiencias del orden existente; mientras que en las utopías de futuro el ideal se concibe frecuentemente como un fin a conseguir en el curso de la evolución humana. El ser humano es un ser inquieto y curioso que se acerca a lo que le rodea con una actitud abierta y crítica; en este carácter aventurero e inquieto se halla la inclinación a soñar y a imaginar nuevas posibilidades y mundos diferentes; mundos en los que la vida sea más fácil y más gratificante, mundos imaginarios, pero también imaginables y, en cierto modo, posibles.

Estas utopías, estos lugares que no existen en ningún lugar más allá de los sueños de quienes los imaginan, serán el colofón a todas las reflexiones que nos han ocupado. Reflexiones que, en definitiva, responden a una necesidad completamente humana de desear mundos mejores, más justos y más felices.

A continuación se expone el concepto de utopía, sus funciones y las principales o más relevantes sociedades utópicas que los filósofos han diseñado a lo largo de la historia.

Las utopías sociales

Íntimamente relacionadas con el deseo de dar un sentido a la vida y alcanzar la felicidad, se encuentran la necesidad y la búsqueda de un mundo mejor, más solidario y más justo. Existe una estrecha relación entre la justicia y las utopías. Ya Platón puso de manifiesto que un mundo ideal en el que todos sus miembros viviesen felices y satisfechos sólo era posible si ese mundo era un mundo justo, pues un Estado es ideal (constituye una utopía) si en él reina la justicia.

Concepto de utopía

El anhelo de mundos ideales y perfectos es tan antiguo como el ser humano. Sin embargo, la invención y descripción de sociedades que lo sean no recibe el nombre de utopía hasta el siglo XVI. Por ello, no es paradójico afirmar que existen utopías desde siempre, incluso antes de que se acuñase este nombre para referirse a ellas. El término utopía se debe a Tomás Moro, quien título así una de las obras más importantes de este género. Literalmente significa “no lugar” y, por tanto, designa una localización inexistente o imposible de encontrar. Moro bautizó con este término una isla perdida en medio del océano cuyos habitantes habían logrado el Estado perfecto: un Estado caracterizado por la convivencia pacífica, el bienestar físico y moral de sus habitantes, y el disfrute común de los bienes. Sin embargo, Moro dio a esta isla idílica el nombre de Utopía (“en ningún lugar”), por lo que muchos pensadores han querido ver en esto el deseo de dejar claro que, por muy deseable que fuese un Estado de este tipo, Utopía es un sueño imaginario e irrealizable. Desde entonces suele considerarse utópico lo que, además de perfecto y modélico, es imposible de encontrar o construir. En general, podemos definir una utopía como un Estado imaginario que reúne todas las perfecciones y que hace posible una existencia feliz porque en él reinan la paz y la justicia.

En las utopías hay un importante componente ideal, surgen de los defectos de la sociedad y se basan en las posibilidades de cambio y transformación que ésta tiene en cada momento. Las utopías hunden las raíces en la realidad más auténtica y concreta, aunque sea para criticarlas e intentar transformarla.

Funciones de las utopías

A pesar de este carácter novelado o ficticio de las utopías, a lo largo de la historia del pensamiento se les han atribuido funciones que van más allá del simple entretenimiento.

Función orientadora. Las utopías consiste, básicamente, en la descripción de una sociedad imaginaria y perfecta. Y, aunque para muchos pensadores la realización completa de este sistema sea imposible, algunos de los procedimientos que se describen pueden aplicarse a posibles reformas y orientar la tarea organizadora de los políticos. Aunque la utopía en su conjunto pueda verse como un sueño inalcanzable, a veces, es útil para señalar la dirección que deben tomar las reformas políticas en un Estado concreto.

Función valorativa. Aunque las utopías son obras de un autor determinado, a menudo se reflejan en ellas los sueños e inquietudes de la sociedad en la que el autor vive. Por esta razón, permiten reconocer los valores fundamentales de una comunidad en un momento concreto y, también, los obstáculos que éstos encuentran a la hora de materializarse. Por ello, para muchos autores, las utopías no sirven tanto para construir mundos ideales como para comprender mejor el mundo en el que vivimos.

Función crítica. Al comparar el Estado ideal con el real, se advierten las limitaciones de este último y las cotas de justicia y bienestar social que aún le restan por alcanzar. De hecho, la utopía está construida a partir de elementos del presente, ya sea para evitarlos (desigualdades, injusticias…) o para potenciarlos (adelantos técnicos, libertades…). Por eso, supone una sutil pero eficaz crítica contra las injusticias y desigualdades evidentes tras la comparación. Incluso si consideramos que la sociedad utópica es un disparate irrealizable, nos presenta el desafío de explicar por qué no tenemos al menos sus virtudes.

Función esperanzadora. Para algunos filósofos, el ser humano es esencialmente un ser utópico. Por un lado, la necesidad de imaginar mundos mejores es exclusiva de la especie humana y, por otro, esta necesidad se presenta de forma inevitable. El hecho de ser libres, de poder soñar con lugares mejores que el que nos rodea y de poder actuar en la dirección de estos deseos está íntimamente conectado con nuestra naturaleza utópica. Ésta es, además, la que justifica el hálito de esperanza que siempre permanece en nosotros: por muy injusto y desolador que sea nuestro entorno, siempre hallamos la posibilidad de imaginar y construir uno mejor.

Sociedades utópicas

La república platónica

El primer modelo de sociedad utópica lo debemos a Platón. En uno de sus diálogos más conocidos, La República, además de la defensa de una determinada concepción de la justicia, hallamos una detallada descripción de como seria el Estado ideal, es decir, el Estado justo. Platón, profundamente descontento con los sistemas políticos que se habían sucedido en Atenas, imagina como se organizaría un Estado que tuviese como objetivo el logro de la justicia y el bien social.

Según Platón, la república o el Estado perfecto estaría formado por tres clases sociales: los gobernantes, los guardias y los productores. Cada una de estas clases tendría en la república una función, unos derechos y unos deberes muy claros.

A los gobernantes les concerniría la dirección del Estado; a los guardias su protección y defensa; a los productores el abastecimiento de todo lo necesario para la vida: la alimentación, ropa, viviendas… Los individuos pertenecerían a una u otra de estas clases, no por nacimiento, sino por capacidad.

Según cual fuese la actitud fundamental de cada uno, (sabiduría (gobernantes), coraje (guardias) o apetencia (productores)), sería educado para desempeñar eficientemente las funciones de su grupo. Y es que, para Platón, la buena marcha del Estado depende de que cada clase cumpla efectivamente con su cometido.

En definitiva La República de Platón sería, según él, una sociedad justa porque en ella gobernarían los más sabios (filósofos) y, además, por que en ella cada uno desempeñaría una actividad conforme a sus aptitudes y, por lo tanto, todos contribuirían según sus posibilidades al bien común.

La utopía religiosa de san Agustín en el cristianismo

En su obra La ciudad de Dios, San Agustín expresa su interpretación de la utopía siguiendo los preceptos de su visión religiosa cristiana. Según este pensador del cristianismo, la acción terrena (que simboliza para él todos los estados históricos) es fruto del pecado, pues habría sido fundada por Caín y en ella sus habitantes serían esclavos de las pasiones y sólo perseguirían bienes materiales. Esta ciudad, por tanto, no podría según él dejar de ser imperfecta e injusta. Sin embargo, San Agustín concibe la utopía en una ciudad espiritual. Ésta habría sido según él fundada por Dios y en ella reinarían el amor, la paz y la justicia. Para san Agustín la utopía tan sólo sería alcanzable en este reino espiritual, lo que él y el cristianismo definen como el Reino de Cristo.

Las utopías renacentistas

Durante el Renacimiento se produjo un florecimiento espectacular del género utópico. La mayoría de los pensadores consideraba que la influencia del humanismo era la causa de este fenómeno. El Renacimiento es una época que, además de caracterizarse por el auge espectacular de las artes y las ciencias, destaca también por los cambios sociales y económicos. Sin embargo, estas transformaciones no fueron igual de positivas para todos, ya que ocasionaron enormes desigualdades entre unos miembros y otros de la sociedad.

Muchos de los pensadores de la época, conscientes de estas injusticias, pero también de la capacidad reformadora del ser humano, reaccionaron frente a la cruda realidad de su tiempo. Esta reacción se plasmó en la reivindicación de una racionalización de la organización social y económica que eliminase una gran parte de estas injusticias.

De ésta creencia y confianza en que la capacidad racional puede contribuir a mejorar la sociedad y a hacerla más perfecta, surgen los modelos utópicos renacentistas. El principal y más importante modelo utópico de esta época es, indiscutiblemente, Utopía de Tomás Moro.

Utopía se divide en dos partes: la primera supone una aguda crítica a la sociedad de la época; la segunda es propiamente la descripción de esa isla localizada en ningún lugar, en la que sus habitantes han logrado construir una comunidad justa y feliz. Básicamente, el secreto de la Utopía se debe a una organización política fundada racionalmente, en la que destaca la abolición de la propiedad privada, considerada la causa de todos los males e injusticias sociales.

La ausencia de propiedad privada comporta que prevalezca el interés común frente a la ambición y el interés personal que rige en las sociedades reales. En Utopía, además, impera una estricta organización jerárquica de puestos y funciones, a los que se accede como en la república platónica, por capacidad y méritos.

Esta estricta organización es, sin embargo, completamente compatible con la total igualdad económica y social de los utopianos, pues todos disfrutan de los mismos bienes comunes, al margen de su función y su tarea en la comunidad.

También pertenecen al Renacimiento La ciudad del Sol, del religioso italiano Tommaso Campanella, y La Nueva Atlántida, de Francis Bacon.

Esta última añade un elemento importante, ausente en las otras dos utopías, como es el aprovechamiento de los avances científicos y técnicos que empezaban a darse en aquel momento en la mejora de las condiciones de vida de los seres humanos.

En los siglos XVII y XVIII se asoció la utopía con la literatura de viajes, en la cual las sociedades civilizadas proyectaban sus angustias y sus críticas al progreso El origen de la desigualdad entre los hombres (1755) de Jean-Jacques Rousseau es un ejemplo clásico de esta concepción de la historia como un proceso de decadencia.

El socialismo utópico

Otro de los momentos fecundos en la ideación de sociedades utópicas fue a finales del siglo XVIII y principios del siglo XIX. Los profundos cambios sociales y económicos producidos por el industrialismo cada vez más individualista e insolidario abonaron el terreno del descontento y la crítica, así como el deseo de sociedades mejores, más humanas y justas.

De esta época de injusticias y desigualdades proviene el socialismo utópico. Como representantes de este movimiento tenemos a pensadores de la talla de Saint Simon, Charles Fourier y Robert Owen. A pesar de las diferencias que hay entre ellos, tienen en común su interés por mejorar y transformar la precaria situación del proletariado en ese momento. Para ello, propusieron reformas concretas a hacer de la sociedad un lugar más solidario, en el que el trabajo no fuera una carga alienante y en el que todos tuviesen las mismas posibilidades de auto-realizarse.

A diferencia de muchas de las utopías anteriores, la de estos socialistas fue diseñada con el objetivo inmediato de llevarse a la práctica. Más que relatos fantásticos de mundos perdidos o inalcanzables, constituyeron descripciones detalladas de comunidades igualitarias que, en ocasiones, fueron copiadas en la realidad. Algunos de estos socialistas compaginaron la reflexión teórica con labores prácticas y concretas de reforma social. Así, por ejemplo, Fourier propuso comunidades autosuficientes, a las que llamó falansterios, y Owen llegó a fundar Nueva Armonía, una pequeña comunidad en la que se abrió el primer jardín de infancia y la primera biblioteca pública de EEUU.

Utopías modernas

Muchos autores como Arnhelm Neusüss han indicado que las utopías modernas son esencialmente diferentes a sus predecesoras. Otros en cambio, señalan que en rigor las utopías sólo se dan en la modernidad y llaman cronotopías o protoutopías a las utopías anteriores a la obra de Moro. Desde esta perspectiva, las utopías modernas están orientadas al futuro, son teleológicas, progresistas y sobre todo son un reclamo frente al orden cósmico entendido religiosamente, que no explica adecuadamente el mal y la explotación. Así las utopías expresan una rebelión frente a lo dado en la realidad y propondrían una transformación radical, que en muchos casos pasa por procesos revolucionarios, como expresó en sus escritos Karl Marx.3

Se ha criticado que las utopías tienen un carácter coercitivo. Pero también se suele añadir que las utopías le otorgan dinamismo a la modernidad, le permiten una ampliación de sus bases democráticas y han sido una especie de sistema reflexivo de la modernidad por la cual esta ha mejorado constantemente. Por ello no sería posible entender la modernidad sin su carácter utópico.

Las utopías han tenido derivaciones en el pensamiento político -como por ejemplo en las corrientes socialistas ligadas al marxismo y el anarquismo-, literario e incluso cinematográfico a través de la ciencia ficción social. La clasificación más usada, hereda la pretensión del marxismo de estar elaborando un socialismo científico y por tanto restringe el nombre de socialismo utópico a las formulaciones ideológicas anteriores a éste, aunque todas ellas comparten su origen en la reacción a la revolución industrial, especialmente a la condición del proletariado, siendo su vinculación al movimiento obrero más o menos próxima o cerca a ello

Utopía económica

Las utopías socialistas y comunistas se centraron en la distribución equitativa de los bienes, con frecuencia aboliendo completamente la existencia del dinero. Los ciudadanos se desempeñan en las labores que más les agradan y que se orientan al bien común, permitiéndoles contar con mucho tiempo libre para cultivar las artes y las ciencias. Experiencias prácticas que han sido plasmadas en Comunidades utópicas en el siglo XIX y XX.

Las utopías capitalistas o de mercado libre se centran en la libre empresa, en una sociedad donde todos los habitantes tengan acceso a la actividad productiva, y unos cuantos (o incluso ninguno) a un gobierno limitado o mínimo. Allí los hombres productivos desarrollan su trabajo, su vida social, y demás actividades pacíficas en libertad, apartados de un Estado intromisorio y expoliador. Se relacionan en especial al ideal del liberalismo libertario.

 

 

 

Utopía ecologista

La utopía ecologista se ha plasmado en el libro Ecotopía, en el cual California y parte de los estados de la costa Oeste se han secesionado de los Estados Unidos, formando un nuevo estado ecologista.

Utopía política e histórica

Una utopía global de paz mundial es con frecuencia considerada uno de los finales de la historia posiblemente inevitables.

Utopía religiosa

La visión que tienen tanto el Islam como el cristianismo respecto al paraíso es el de una utopía, en especial en las manifestaciones populares: la esperanza de una vida libre de pobreza, pecado o de cualquier otro sufrimiento, más allá de la muerte (aunque la escatología cristiana del “cielo” al menos, es casi equivalente a vivir con el mismo Dios, en un paraíso que asemeja a la Tierra en el cielo). En un sentido similar, el nirvana del budismo se puede asemejar a una utopía. Las utopías religiosas, concebidas principalmente como un jardín de las delicias, una existencia libre de toda preocupación con calles cubiertas de oro, en una gozosa iluminación con poderes casi divinos.

El Cristianismo, por lo menos en su versión católica, ha tenido siempre bien claro que Dios ha prometido un solo paraíso, y que este paraíso no está situado en la tierra. El corazón de la esperanza cristiana es el anhelo de tierras nuevas y cielos nuevos, pero que se alcanzarán al final de la historia.4

Crítica de las utopías

 

La confianza en la posibilidad y la necesidad de sociedades perfectas sufre durante el siglo XX un considerable revés. Por varias razones, muchos pensadores defienden que dedicarse a inventar sociedades utópicas era más perjudicial que beneficioso. Los motivos de esta consideración pueden variar de un pensador a otro.

Poseen un carácter fantasioso e ingenuo. Una de las críticas más habituales a la utopía es su distanciamiento respecto a la cruda realidad. En ellas su autor imagina un mundo perfecto, pero tan irreal que resulta difícil establecer vínculos entre lo que propone y lo que hayamos efectivamente. Por otra parte, la utopía suele limitarse a la descripción detallada de ese mundo nuevo pero no proporciona demasiadas pistas acerca del modo en que es posible transformar la realidad para acceder a ese otro mundo imaginado. Por ello, para muchos pensadores, las utopías sólo son la expresión de buenos pero inútiles e ingenuos deseos de mejora. (No se va a conseguir el ideal).

Están históricamente condicionadas. Las críticas contra las utopías pueden ir en otra línea. Para algunos filósofos, por ejemplo, el mayor inconveniente de las utopías es su incapacidad para trascender las limitaciones de la época histórica en la que fueron concebidas. Para los que así argumentan, las utopías se alejan de la realidad mucho menos de lo que pensamos. De hecho, son pocas las que pueden verse como proyectos verdaderamente imaginativos y originales. En la mayoría de los casos, suelen limitarse a potenciar y desarrollar rasgos que ya están en la sociedad de ese momento. Por esta razón, con el paso del tiempo, a menudo quedan ridículamente desfasadas. Así, predicciones que en su momento fueron arriesgadas hoy nos resultan ingenuas y ridículas. Las utopías de una época están condicionadas por las circunstancias históricas.

Provocan estatismo social. Si las anteriores razones no eran suficientes, se añade todavía la de que la utopía se fundamenta en una concepción estática de la sociedad. El cambio sólo está justificado hasta alcanzar la utopía. Una vez conseguida la sociedad perfecta, justa y feliz, ¿qué sentido tendría que ésta siguiese transformándose? Ahora bien, ¿es posible y deseable, aunque sea en utopía como organización completamente estática?

Lindan con el totalitarismo. El filósofo Karl Popper destaca el peligro que encierran las utopías. Aunque su crítica se centra básicamente en La República de Platón, ésta es extensiva a casi todas las utopías posteriores. Por muy paradójico que parezca, este mundo feliz y perfecto puede convertirse en el más terrible y totalitario de los Estados. La creencia y el convencimiento del carácter ideal y perfecto de un sistema llevan irremediablemente a la intolerancia respecto a cualquier otra propuesta. Considerar esta organización la más beneficiosa produce que cualquier opinión en contra, cualquier oposición, sea vista como una amenaza para la supervivencia de la utopía y, en consecuencia, sea apartada del panorama social, para bien de la comunidad.

Las antiutopías

La vida en la Isla Utopía de Moro o en un falansterio de Fourier se imagina hoy con menos encanto del que sus autores previeron.

Y es que, cada vez, los pensadores parecen más convencidos de que igualdad y justicia, por un lado, y libertad por otro, constituyen los dos extremos incompatibles de un mismo eje, por lo que el aumento de uno supone inevitablemente la disminución de la otra. Así que, para muchos autores, las utopías, sociedades igualitarias y justas, sólo son realizables aplastando una gran parte de las libertades individuales.

Entre otros, este parece ser el motivo de que, junto a la disminución progresiva de las utopías se dé un aumento del género contrario: las antiutopías o distopías.

Por antiutopías entendemos la descripción de una sociedad futura en la que se han desarrollado exageradamente algunos de los rasgos que son sobrevalorados en la civilización actual. Por ello, constituyen un macabro espejo de aquello en lo que se podría convertir la sociedad sino que se pone fin a algunas de las tendencias que en ella se dan.

A pesar de las diferencias entre utopía y distopía, ambas comparten una función similar: servir de crítica a una sociedad que se centra exclusivamente en objetivos y valores superficiales, olvidando a menudo otros más fundamentales.

Modelos de antiutopías

Durante el siglo XX las utopías negativas son, en comparación con las propuestas utópicas tradicionales, bastante numerosa. Éstas parecen tener como objetivo alterarnos de la posibilidad de que lo que pronostican vaya a cumplirse. Sus autores confían en que al mostrar el lado más oscuro, la terrible cara de estas sociedades en apariencia perfectas, se impedirá su cumplimiento. Por ello, describen con todo lujo de detalles la verdadera cara de estos Estados. A pesar de las diferencias que presentan en cada autor, se asemejan en dos aspectos: el totalitarismo y la tecnologización.

Totalitarismo: la antiutopía es en realidad un Estado totalitario y despótico, en el que el interés de la comunidad o del Todo está por encima del individuo concreto.

Tecnologización: las antiutopías se presentan como consecuencia del desarrollo científico y tecnológico actual. Los adelantos y posibilidades que en ellas se describen son exageraciones de algunos avances del presente.

Necesidad de utopía

Algunos de los desastres a los que ha llevado el proceso científico-técnico, junto a la desconfianza de los filósofos ante las propuestas utópicas tradicionales, han provocado una crisis en la mentalidad y la actitud utópicas. Ahora bien, ¿ésta crisis de las utopías implica una crisis del deseo y la esperanza de un mundo mejor?, ¿debe el ser humano desterrar de sí cualquier impulso que le lleve a soñar e imaginar sociedades más humanas y solidarias? No parece conveniente.

Estas reticencias sólo son válidas frente a un modelo concreto de utopía: utopía entendido como un sistema cerrado en el que todo está ya prefijado de antemano para garantizar una forma de vida justa e igualitaria, pero en el que poco espacio queda para las libertades individuales. Sin embargo no es ésta la única forma de entender las utopías.

Según Argullol Itrías El cansancio de Occidente: Las perspectivas utópicas son convenientes porque entrañan la necesidad de poner a prueba, y la voluntad de modificar el propio espacio en el que uno se encuentra. Lo peor que podría ocurrirnos sería aceptar una sociedad y una vida, sin deseo.

La utopía puede concebirse como perspectiva utópica, como cierta manera de enfrentarse críticamente a la realidad, para no resignarse con lo injusto que hallamos en ella. Esto, además de no ser pernicioso, es necesario para llevar una vida realmente humana, ya que el ser humano es esencial e inevitablemente un ser inconformista y utópico.

En definitiva, lo que entra en crisis, lo que se cuestiona a lo largo del siglo XX, es la formulación y defensa de sociedades presuntamente perfectas, pero realmente rígidas y asfixiantes. Y lo que, de ningún modo, ha quedado desfasado es la confianza y defensa de ideales utópicos concretos.

Ideales utópicos

Si el panorama que ofrecen las utopías negativas tiene alguna consistencia, si realmente los adelantos científicos y técnicos nos conducen hacia donde algunos autores dicen que conducen, entonces son más necesarios que nunca ideales que orienten y permitan cambiar ese desesperanzador rumbo.

Pacifismo

La esperanza en el mundo que no viva desolado por las guerras ha sido constante en la historia de la humanidad. Casi todas las culturas han valorado la convivencia pacífica como un ideal digno de alcanzar. Actualmente, este deseo es mucho más intenso. La trágica experiencia de las guerras mundiales y la aparición de armas cada vez más devastadoras (bombas atómicas, minas antipersonas, armas químicas…) han hecho concienciarse del horror de los conflictos bélicos.

A pesar de que sigue habiendo multitud de guerras, la paz ha sido reconocida por los recientes movimientos pacifistas como un valor y un derecho. Estos pacifistas se caracterizan por condenar la guerra como forma de solucionar los conflictos, por defender la desaparición de los ejércitos y por reivindicar el derecho a la objeción de conciencia.

Ahora bien, aunque todos estemos de acuerdo en que la paz es un valor y un ideal indiscutible, no todos están de acuerdo en lo que este ideal entraña. Frente al pacifismo radical e ingenuo que condena cualquier forma de oposición beligerante, algunos filósofos reivindican un pacifismo comprometido que suponga una defensa activa de la paz, aunque ello signifique, en casos extremos, utilizar las armas. Ante las atrocidades, las injusticias, las violaciones despiadadas de los derechos humanos más básicos, debemos preguntarnos: ¿es posible defender la paz a ultranza? ¿Debe la paz anteponerse a valores como la vida, la libertad y la justicia? ¿Significa la paz permanecer impasibles ante la violencia más injusta e injustificable?

Ecologismo

La relación entre el ser humano y la naturaleza ha sido desde siempre muy especial: desde la admiración al temor, pasando por el amor y el respeto. Sin embargo, a partir de la modernidad esta relación se ve profundamente alterada. Con el desarrollo técnico e industrial, el interés explotador sustituye a la admiración y el respeto. Entonces empieza una relación de opresión y dominación que hace peligrar no sólo a la misma naturaleza, sino a todos los seres vivos que perviven gracias a ella. En ese trágico momento, la protección y la reivindicación de un espacio natural inalterado y salubre se convierte en un ideal, en un valor, en un derecho que hay que reivindicar. Es entonces cuando nacen los movimientos ecologistas, desconocidos y ausentes antes del siglo XX.

El ecologismo, además de promover la conservación del entorno natural, empieza a plantear y reivindicar el respeto a los derechos de los animales y de todos los seres vivos en general (no sólo los humanos), así como concienciar de la responsabilidad que cada generación tiene con las generaciones futuras. Responsabilidad que debe concretarse en el compromiso por legar un entorno sano, rico y diverso.

Solidaridad

La actualidad se caracteriza también por una creciente actitud cosmopolita y solidaria. El desarrollo de los medios de comunicación y el sabernos más cerca que nunca del resto de habitantes del planeta han hecho que se extienda un sentimiento de fraternidad humana. Gracias a este sentimiento, el ser humano de cualquier lugar se siente ciudadano del mundo y, por tanto, ligado al destino de cualquier otro ser humano, sea cual sea su cultura, religión, raza o lugar de origen.

Esto ha contribuido enormemente a una creciente actitud de solidaridad, que se ha materializado en la formación de asociaciones y organizaciones que luchan para que este ideal se haga efectivo y real. La forma de conseguirlo es convertir la solidaridad en un compromiso de lucha firme contra el hambre, la pobreza, las epidemias… que asolan a gran parte del género humano.

Muy ligada a las reivindicaciones anteriores está la defensa de un ideal igualitario que alcance a todos los habitantes del planeta. Este ideal se asienta en la convicción de que todo ser humano, sean cuales sean sus peculiaridades personales, ha de gozar de las condiciones que le permitan llevar una vida rica y digna. Esto significa, en definitiva, la defensa de una justa distribución de las riquezas y una efectiva y real igualdad de oportunidades. Por otra parte, para que esta reivindicación no se quede en pura formalidad debe concretarse en la lucha por los derechos de aquellos que históricamente han sufrido peores condiciones o un trato discriminatorio.

En definitiva, debe promover la lucha por los derechos de los niños, de las mujeres, de los ancianos, de las razas minoritarias y de las religiones perseguidas.

Los derechos humanos

Todos los ideales anteriores convergen en la formulación y en el respeto de los derechos humanos.

Pero ¿qué son en realidad? Los derechos humanos son todos aquellos derechos que posee el ser humano por el simple hecho de pertenecer a la especie humana. Son consecuencia de la indudable e inherente dignidad que posee toda persona y de la que no puede ser desposeída ni privada. Mientras que el derecho objetivo se refiere al conjunto de normas que regulan las relaciones sociales, los derechos subjetivos en cambio expresan la autorización que poseemos como personas a exigir y a realizar ciertas cosas. Evidentemente, los derechos humanos forman parte de este grupo de derechos, ya que todos ellos expresan la autorización a exigir algo (por ejemplo, el respeto hacia nuestra libertad) o a realizar ciertas acciones (por ejemplo, manifestar nuestra opinión sin temor a represalias).

Los derechos humanos se caracterizan por los siguientes puntos:

Son inherentes a la naturaleza humana, ya que son una expresión de la dignidad natural de todo persona. No pueden ser otorgados ni cancelados por ninguna institución ni Estado, pues se poseen simplemente por ser persona. Así que existen incluso cuando no son reconocidos.

Son universales, puesto que son válidos para toda persona en cualquier tiempo y lugar, independientemente de su posición social, religión, raza o sexo.

Son ideales que deben orientar e inspirar el código ideal de todo Estado que se considere de derecho. Cuando esto ocurre, cuando la legislación concreta de un Estado la recoge, pasan a formar parte del Derecho positivo de éste y a garantizarse más su respeto y protección.

Estas características hacen que sean reales y válidos, incluso cuando se violan e incumplen abiertamente. Actualmente, en numerosos estados se olvida los derechos más fundamentales, no ya los que garantizan un sueldo digno o una sanidad adecuada, sino derechos tan fundamentales como el derecho a la vida, la libertad, a la justicia y a la paz. Esta paradoja no debe confundirnos. Aunque es evidente que algunas personas e instituciones los incumplen y violan abiertamente, nada puede otorgar ni desposeer de la dignidad humana que toda persona tiene por el hecho de serlo.

Sin embargo, esto no debe ser consuelo suficiente. En aquellos lugares y situaciones en que no son debidamente cumplidos, los derechos humanos tienen la importante función de servir como ideales y exigencias éticas que señalan el comportamiento que debe seguirse y la meta que se ha de alcanzar.

1.6 ¿QUE ES UNA UTOPIA?

El concepto de utopía lo podemos aplicar tanto a una idea como a una sociedad futura. La elite ha querido relacionar utopía con la creación de un mundo fantástico, algo infantil imposible de conseguir. Anular y ridiculizar la imaginación de las personas es la mejor herramienta para mantener el status quo.

Durante la historia siempre han existido personas visionarias e incluso proféticas capaces de imaginar el futuro. Una utopía es una visión del futuro no del presente. Si no existieran utopías la sociedad humana no habría avanzado nada y todavía seriamos nómadas.

Las utopías no se consiguen con una varita mágica sino con el esfuerzo colectivo de millones de personas. Tampoco se hacen realidad de la noche a la mañana sino, dependiendo del proyecto, pueden tardar siglos en materializarse.

Tambien es posible que el diseño tenga algún fallo esencial que impida el funcionamiento del sistema. Cuando ocurre esto suele aparecer una nueva utopía basada en la anterior con soluciones para superar ese problema.

Tenemos que analizar las utopías seriamente ya que somos cocreadores de la realidad. Las utopías son planes para futuros alternativos y pueden estar mejor o peor diseñadas. La creación de utopías es la función definitiva del ser humano en nuestra nueva etapa de humanos cósmicos, es el proceso de creación del futuro.

La imaginación es más importante que la sabiduría.

Albert Einstein

Antes de que existieran los aviones, cualquier persona que dijera que algún dia el ser humano sería capaz de volar sería considerado un loco y a partir del libro de Tomas Moro se le llamaría un utópico.

De la misma forma, la Seguridad Social sería considerada tambien una utopía en la Edad Media. Las personas utópicas son las que hacen avanzar la sociedad escribiendo el futuro y no existe futuro si no se imagina primero. Por ejemplo, la idea de que en el futuro podremos visitar otros planetas podría considerarse una utopía.

Lo que tenemos que hacer es quitar el sentido peyorativo y quedarnos con la definición de que una utopía es una idea para la construcción de un futuro alternativo. Para evolucionar tenemos que tener la mente abierta, nunca digas eso es imposible ya que en un Universo infinito absolutamente todo es posible. Mira en tu interior y a tu alrededor ¿no es la misma vida la cosa más imposible que puedas imaginar?

Una utopía no es una sociedad perfecta puesto que no existe nada perfecto en el Universo, en una sociedad utópica habrá muerte, enfermedad, peleas y sufrimiento incluso cárcel. Una utopía es una sociedad ideal, ideal en este contexto no significa imposible sino basada en ideas.

Antes de una acción o decisión es necesaria una idea. Por lo tanto la sociedad utópica es un experimento de pensamiento que puede llevarse a cabo. Puede convertirse en real si nosotros queremos construirla.

En la sociedad utópica de More había guerras y tambien cárcel. Tuvo que presentar su nuevo diseño de sociedad como no factible debido a las posibles repercusiones de la elite, al final fue asesinado por el Estado. Lamentablemente el destino de las personas utópicas suele ser la muerte a manos de las elites, el mejor ejemplo es Jesucristo, estas personas son los verdaderos héroes de la humanidad.

Los grandes espíritus siempre han encontrado la violenta oposición de las mentes mediocres. Estos últimos no pueden entender que un hombre no se someta irreflexivamente a los prejuicios hereditarios sino que emplee honestamente y con coraje su inteligencia.

¿Que es la Utopía?

El término utopía es ambivalente, como lo son también mito y -en cierta medida- ciencia.

El sentido más frecuente que suele dársele es el negativo, el que implica una connotación peyorativa. Utopía sería casi sinónimo de sueño ilusorio, quimera, fantasía, y se confundiría con lo meramente desiderativo. Cuando se califica a una persona de utópica se está diciendo que no tiene los pies en la tierra y confunde el deseo con la realidad. Ahora bien, utilizar la palabra utopía en ese sentido constituye, a mi juicio, una derivación patológica de la misma.

Utopía se emplea también en sentido positivo como proyecto o ideal de un mundo justo, que implica la crítica del orden presente. Crítica y utopía son las dos grandes líneas que constituyen el pensamiento moderno europeo. Es mérito de Bloch haber recuperado una palabra tan denostada, liberarla de su acepción peyorativa y haberla convertido en categoría mayor de la filosofía. Él devuelve a la utopía la credibilidad que había perdido en el marxismo ortodoxo. Para ello cree necesario renunciar a la oposición entre socialismo utópico y socialismo científico, y establece la distinción -para mí, fundamental- entre utopía abstracta y utopía concreta, decantándose por ésta.

Mérito de K. Mannhein es también el haberla introducido en la sociología del conocimiento. Utopía, para él, no es lo irrealizable sin más, lo irrealizable de forma absoluta, sino “lo que parezca ser irrealizable solamente desde el punto de vista de un orden social determinado y ya existente”, es decir, lo que no puede realizarse en unas determinadas coordenadas. Cuando se formula una utopía en el sentido indicado, no se está proponiendo un imposible; se busca cambiar las coordinadas que la hacen imposible para que pueda ser realidad. Lo utopía tiene, por ende, una doble función, como acabamos de decir: crítica de la realidad existente (función iconoclasta) y alternativa a la misma (función constructiva). Creo que es aplicable a esta concepción de la utopía lo que dice Herbert Marcuse del marxismo en su emblemático libro El final de la utopía: “El marxismo ha de asumir el riesgo de definir la libertad de tal modo que se haga consciente y se perciba como algo que en ningún lugar subsiste ni ha subsistido. Y precisamente porque las posibilidades llamadas utópicas no son en absoluto utópicas, sino negación histórico social-determinada de lo existente, la toma de consciencia de esas posibilidades y la toma de consciencia de las fuerzas que las impiden y las niegan exigen de nosotros una oposición muy realista, muy pragmática. Una oposición muy libre de toda ilusión, pero también de todo derrotismo, el cual traiciona ya por su mera existencia las posibilidades de la libertad en beneficio de lo existente”.

Ahora bien, con la clarificación conceptual y la recuperación del significado positivo de la utopía, no se resuelven todos los problemas en torno a ella, pues el concepto tiene carácter valorativo y no sólo descriptivo. “Utopía -afirma con razón A. Neusüss- es una categoría esencial dentro del debate conceptual-político quizá más importante; el que trata sobre la forma de vida justa y digna de la sociedad y del individuo”. Llegamos así a la esperanza, que constituye el impulso y la activación de la utopía concreta.

Entre todas las decisiones e indecisiones que con frecuencia exasperante hacen que la justicia peruana produzca indignación, quizá un caso emblemático sea el de los jóvenes que encontraron una muerte absurda y dolorosa en la discoteca ‘Utopía’ por la irresponsabilidad criminal de los encargados de dicho establecimiento fatal.

En medio de dicha desgracia irreparable, uno de los hechos más destacables y ejemplares es la perseverancia conmovedora de las 28 familias de los 29 jóvenes muertos en su infatigable camino para lograr que realmente se haga justicia con los responsables de ese hecho criminal.

Tuve la oportunidad de constatarlo hace unos días cuando me reuní con dos padres de las víctimas en la sede de la Coordinadora Nacional de Derechos Humanos, y pude obtener, de primera mano, su versión legítima e indignante de todos los obstáculos que, desde hace casi ocho años, han encontrado para que se castigue con rigor a los criminales de ‘Utopía’.

En este sentido, por ejemplo, es injustificable que el expediente de Percy North para determinar si el delito que cometió fue culposo o doloso –lo que marca la diferencia de la sanción– esté desde hace tres años en la Sala Penal de la Corte Suprema, y que el dictamen sobre el tema duerma en la Fiscalía Suprema, habiéndose vencido todos los plazos para su expedición.

Asimismo, los familiares de las víctimas han logrado que el caso de Allan Azzizolahoff sea notificado al interfecto y publicados los edictos por la Corte Superior, esperándose que devuelva el expediente a la Sala Constitucional de la Corte Suprema para que tome una decisión.

“Ahora ya no hay más excusas y ojalá los señores vocales se percaten del significado de las familias que lo único que pedimos es que se nos haga justicia”, señaló Luis Delgado-Aparicio.

Él tiene, indudablemente, toda la razón y merece, por tanto, el respaldo de la sociedad en su conjunto para lograr una sentencia ejemplar que reconozca que la tragedia de ‘Utopía’ no fue un accidente casual o el resultado de la mala suerte, sino que fue consecuencia de un acto criminal.

Esto es lo que se debe concluir por dos razones fundamentales. Por un lado, para que se castigue, con el rigor que merecen, a los responsables de la absurda muerte de los jóvenes de la discoteca fatal. Por el otro, para lanzar un mensaje inequívoco de que la sociedad no está dispuesta a tolerar más crímenes como ese y de que la sanción es tan severa que obligará a que se tomen todas las medidas requeridas para minimizar la posibilidad de más tragedias tan tristes como la de ‘Utopía’.

Ragnarök Online (RO) es un videojuego del tipo MMORPG (Massive Multiplayer Online Role Playing Games). Su gran éxito se puede explicar por la cantidad de servidores en diferentes regiones del mundo y está basado en la publicación de una manga y su versión en anime.

Este juego de origen coreano puede tener dos opciones para poder jugar, las cuales puede solo existir una de las dos, las dos en mundos separados o las dos en el mismo mundo, dependiendo del servidor estas son Pay2Play (P2P) generalmente por mensualidades, o Free2Play (F2P) el cual generalmente se sustenta en base a microtransacciones por bienes y objetos en el juego y tiene ciertas diferencias con la primera opción dependiendo del servidor, aunque permite jugar de forma gratuita si se desea.

El juego consiste en crear un personaje que tiene que desarrollarse (subiendo de nivel) al pasar tiempo junto a otros usuarios, en un gigantesco mundo virtual.

Los Gráficos del juegos son una mezcla de personajes en 2D, mezclados en un ambiente 3D.1 Con mapas completamente hechos en 3 Dimensiones. La forma en la que todo se ensambla da una muy grata impresión del diseño del juego.

Build

Build es como comúnmente se conoce a las características únicas de cada personaje. Las builds son maleables y es esta flexibilidad la que permite al jugador desarrollar un personaje concorde a sus gustos y estilo de juego. Aunque dependiendo del estilo de personaje hay diferentes builds conocidas para especializarse de una forma u otra.

La principal vía para desarrollar una build consiste en añadir puntos a los distintos Stats así como Skills.

Stats

Los Stats, son los atributos que se le pueden dar a cada personaje. Se muestran in-game como una suma de X+Y donde X es la cantidad base del stat que aumentamos directamente al asignarle puntos, e Y es la cantidad añadida proveniente de bonos adicionales externos.

Aquí hay una breve descripción de cada uno de los stats:

STR: Es la fuerza física del personaje. Influye directamente en los ataques con armas de rango y cuerpo a cuerpo, así como en la capacidad de objetos que puede cargar.

AGI: Es la agilidad y velocidad del personaje. Influye en la velocidad con que ejecuta un ataque. También en la probabilidad de evadir golpes de enemigos.

VIT: Es la vitalidad del personaje. Influye en la cantidad total de vitalidad, su regeneración, defensa contra ataques físicos y fortaleza ante diferentes estados alterados.

INT: Es la inteligencia del personaje. Influye en el daño producido por los ataques mágicos, la cantidad de SP (Maná), su regeneración y defensa contra ataques mágicos.

DEX: Es la destreza del personaje. Influye en la puntería que tiene para acertar al enemigo, ligeramente en la velocidad de ataque, el daño hecho con armas de largo alcance, reducción del tiempo en la invocación de magia, en la forja de armas y en la preparación de pociones recuperativas.

LUK: Es la suerte del personaje. Influye ligeramente en la capacidad de ataque, así como la posibilidad de un golpe crítico, forja de armas, preparación de pociones y en una variante de evasión llamada Perfect Dodge (Evasión Perfecta).

Substats

Derivan de los Stats aunque se pueden aumentar por otros medios sin modificar directamente el Stat del que derivan:

ATK: son los puntos de ataque físico que se obtienen de la STR, DEX y LUK. [BATK = STR + [STR/10]^2 + [DEX/5] + [LUK/5]]

MATK: son los puntos de ataque mágico que se obtienen de la INT.

FLEE: son los puntos de evasión que se obtienen de la AGI.

HIT: son los puntos de puntería que se obtienen de la DEX.

CRIT: son los puntos de probabilidad de golpe crítico que se obtienen de la LUK.

DEF: aparece como X+Y, donde X son los puntos de defensa derivados del equipo y el refinamiento de este, e Y son los puntos de defensa que se obtienen de la VIT.

MDEF: aparece como X+Y, donde X son los puntos de defensa mágica derivados del equipo, e Y son los puntos de defensa mágica que se obtienen de la INT.

Otras variables:

Weight Limit: límite de peso que el personaje puede cargar, se obtiene de la STR base (+30 por cada punto de STR).

Cast Time: tiempo que se tarda en ejecutar una habilidad, se reduce por la DEX (T= T base * (dex/150)).

ASPD: se obtiene de la AGI principalmente y DEX en menor medida, afecta la rapidez con la que se ejecutan ataques físicos.

After Cast Delay: tiempo mínimo que se tarda en ejecutar una habilidad nuevamente, en algunos casos es la propia ASPD.

Perfect Dodge: La probabilidad de esquivar un ataque físico, se obtiene de la LUK.

Tanto los Stats, como los Substats y otras variables pueden ser incrementadas o reducidas por el uso de determinado equipamiento, habilidades y cartas.

Job (Clases)

Los Jobs son Clases o tipos de personaje que se pueden crear en Ragnarök. Existen Job’s para los que les gustan el estilo de las espadas, las magias, los arcos, etc.2

 

Clases Secundarias y Avanzadas

Super Novice: Especializado en el dominio de casi todas las habilidades de clases primarias.

Knight/Lord Knight: Especializado en el uso de lanzas y espadas de dos manos y la capacidad de pelear con y sin montura, gran resistencia. y una enorme velocidad de ataque

Crusader/Paladin: Especializado en el uso de espada y escudo o lanza, con o sin montura, y con habilidades tanto ofensivas como defensivas y de soporte, gran resistencia.

Assassin/Assassin Cross: Especializado en el uso de katar y dagas, técnicas de veneno para causar gran daño y camuflaje, uno de los mejores DPS del juego.

Rogue/Stalker: Especializado en el uso de dagas y arcos, puede copiar algunas técnicas, avanzadas técnicas de camuflaje, robo perfecionado y despojo de equipo a sus víctimas.

Priest/High Priest o HP: Especializado en apoyo y sanación, técnicas de exorcismo e inhabilitación. Usan varas mágicas, mazas, libros y nudilleras.

Monk/Champion: Especializado en el uso de nudilleras y mazas, técnicas espirituales de daño masivo, principalmente ofensivo con apoyo básico.

Wizard/High Wizard: Especializado en magia elemental en área, de gran daño Utilizan Varias mágicas.

Sage/Scholar: Especializado en magia elemental aplicada a diversas circunstancias, habilidades de apoyo, inhabilitación e incluso utilizar magia automáticamente al golpear al enemigo. Usan Varas Mágicas, Dagas y Libros

Blacksmith/Mastersmith: Especializado en todo tipo de armas y su forja, manejo avanzado de hachas y mazas, seguramente el mejor DPS del juego.

Alchemist/Biochemist: Especializado en alquimia y biotecnología, llegando a poder crear organismos artificiales que lo asisten en batalla y crean diversas sustancias químicas como pócimas y bombas.

Hunter/Sniper: Especializado en el uso del arco, cetrería y preparación de trampas. Gran velocidad de ataque

Bard/Clown: (conocido también como “MS”) Especializado en el uso de instrumentos de cuerda y técnicas de soporte/inhabilitación.

Dancer/Gypsy: Especializado en el uso de látigos y técnicas de soporte/inhabilitación.

Soul Linker: Chamán que puede llamar a las almas de los más grandes representantes de cada oficio, encarnandolas en un jugador de ese mismo oficio, desbloqueandole nuevas y poderosas opciones y habilidades. También poseen magia ofensiva y de incapacitación

Star Gladiator: Artista marcial especializado en magia estelar, que lo vuelve más fuerte en circunstancias muy especificas.

Death Knight: Especializado en ataques físicos de drenaje y magia oscura. En desarrollo. Solo para Ragnarok en nintendo DS

Dark Collector: Especialización por determinar. En desarrollo.(no confirmado)

 

 

Clases Terciarias

 

Las siguientes clases están disponibles después de que un player alcanza el nivel 99 siendo secundario o avanzado:

Arch Bishop: Incrementadas habilidades de apoyo y agregadas habilidades de ataque exorcista y ataque directo.

Guillotine Cross: Habilidades con venenos incrementadas, puede crear gran tipo de venenos que pueden inhabilitar al oponente.

Rune Knight: Se especializa en la creación de piedras conocidas como Runas y el uso de estas en batalla, se le agrego una montura de dragón con habilidades para controlarlo y provocar daño.

Mechanic: Especializado ahora en robótica, incrementadas habilidades de uso de hachas, Ahora disponen de una armadura Mágica/Tecnológica conocida como MADO la cual puede atacar y realizar habilidades de defensa como producir campos magneticos y otros campos de fuerza.

Ranger: Especializado mas en creación de trampas contra enemigos, ahora es disponible para esta clase un lobo el cual puede montar o mantener a su lado.

Warlock: Añadidas mas habilidades de daño y rango mucho mayor, Puede memorizar hechizos y liberarlos instantáneamente.

Shadow Chaser: Especializado en hablidades de graffiti y pintura, así como el uso de mascaras que inhabilita a otros personajes, tiene la posibilidad de copiar ahora mas habilidades.

Wanderer: Habilidades que incrementan daño mágico y defensa mágica, bailes con efectos incrementados, mayor número de habilidades ofensivas.

Shura: Añadidos más ataques de combo y cadena, habilidad para llamar espíritus ha sido mejorada, especializado en habilidades de presopuntura ofensiva y de apoyo.

Royal Guard: Especializado mayormente en uso de lanzas, ahora puede montar un grypho, añadidas habilidades de bando las cuales puede usar cuando uno o más royal guard estén cerca al personaje.

Sorcerer: Añadidas habilidades de daño mágico de los 4 elementos además de veneno, Puede crear agujeros negros los cuales atrapan a varios personajes al tiempo, Ahora se especializa en el uso de invocaciones a los cuales puede llamar y usar en batalla.

Genetic: Especializado en la creación de gran cantidad de pociones con efectos diferentes, mejorado el uso de plantas en batalla, añadida la creación de nuevos organismos artificiales.

Minstrel: Habilidades que incrementan daño físico y defensa física, canciones con efectos incrementados, mayor número de habilidades ofensivas.

Estas clases son extremadamente poderosas y mejoran a sus antecesores los jugadores pueden acceder a ellas cuando llegan al nivel 99 siendo clases secundarias o avanzadas, pero al pasar siendo clase secundaria pierden el derecho a renacer y por tanto pierden las ventajas de haber pasado por la clase secundaria (sus habilidades y los bonus de vida y magia).Las Clases Terciarias pueden aumentar el nivel máximo hasta el nivel 150.

Guilds

Clanes, jugadores que se unen para luchar en las llamadas WoE (War of Emperium), compartir experiencias y progresar en el juego. Cada miembro de la Guild lleva el mismo emblema que sus compañeros, lo que los identifica entre las demás. Este emblema es establecido por el Guild Master, quien es el líder. Las Guilds suben de nivel, existen 20 títulos personalizables distintos para establecer rangos dentro del Clan, esto permite que se establezca un Tax (impuesto) diferente para algún grupo de miembros del clan. El Tax es un porcentaje de la experiencia ganada que cada miembro dona para que suba de nivel la Guild. Al subir de nivel la Guild se le otorga un Skill Point para invertir en alguna de las Guild Skills, que afectan desde la posibilidad de participar en WoE hasta la cantidad de miembros que un clan puede albergar. Solo el Guild Master puede utilizar dichas Skills, siendo la más conocida: Recall, o Urgent Call (Diferentes formas de nombrarla)

War of Emperium

Existen 2 versiones de estas WoE 1.0

En las War of Emperium (WoE), que usualmente duran dos horas y se celebran dos veces por semana, (en algunos servidores) las guilds se disputan los 20 castillos distribuidos en zonas aledañas a frontera, Geffen, Payon y Al De Baran. Los castillos se conquistan destruyendo el Emperium de la sala central del castillo. Cada castillo tiene un cierto nivel de defensa y comercio en los cuales se puede invertir, con cada mejora en comercio se obtienen más cofres del tesoro para el gremio (guild), las mejoras en defensa proporcionan guardianes y un emperium más fuertes para ayudar en la defensa. Cada castillo es único y da lugar a diferentes estrategias para defender o atacar. Los castillos también tienen Guild Dungeon que son mazmorras a las que sólo pueden acceder los miembros de la guild propietaria del castillo, estas son 1 por cada 5 castillos, con lo cual, podrán acceder a ellas las 5 guild que posean uno en la misma zona, una vez dentro funciona como pvp, es decir, los miembros de una guild podrán matar a los de otra, y viceversa.

WoE 2.0

En las War of Emperium 2.0 (WoE2), que tienen igual duración que las primeras, las guilds se disputan 10 castillos distribuidos en zonas aledañas a Yuno y Rachel, estos castillos son considerablemente más amplios y más complejos, constan de 2 piedras guardianas, 3 barricadas y el emperium, además de guardianes considerablemente más fuertes. Para conquistar un castillo se debe destruir primero ambas piedras guardianas, seguido de las 3 barricadas para finalmente tener acceso al emperium, las estrategias aquí cambian siendo más fácil defender que atacar.

Sistemas  Battlegrounds

En los Battlegrounds se enfrentan grupos de jugadores por equipos. Existen 2 tipos de campo (Tierra o Flavius) con 2 variantes cada uno (12vs12 o 19vs19). En Tierra Valley los equipos tienen como objetivo destruir la reserva de comida de sus oponentes, existe también una bandera contestada en medio que proporciona una ventaja a quien la controle. En Flavius cada equipo tiene un cristal que debe proteger y 2 guardianes a su disposición para ayudarles en la tarea, el cristal no puede ser destruido sin antes derrotar a dichos guardianes. Por cada victoria o derrota se otorgan badges (mas al ganador obviamente) que pueden ser canjeados por equipamiento de carácter

Mercenaries

Los mercenarios son personajes a contrato, existen 3 tipos Bowman, Fencer y Spearman con distintos niveles y costos, cada uno con habilidades diferentes. Estos no suben de nivel como nuestro personaje pero si van ganando algunos atributos a medida que pelean a nuestro lado.

Slot Enchantment

Cada pieza del equipo puede o no tener un slot (ranura) en el cual componer una carta que le confiere propiedades únicas. El sistema está diseñado para permitir al jugador tomar una pieza del equipo (dentro de una lista limitada) y transformarlo a su versión slotteada. Esto tiene un costo y un porcentaje de éxito que depende del grado del equipamiento en cuestión.

Refinement

Las piezas de equipo también se pueden en general mejorar, el costo, material y porcentaje de éxito varían dependiendo de que pieza se trate y del nivel al que este mejorado. El nivel de mejora se representa con un “+X” al principio del nombre de la pieza, cuanto más mejorada esté una pieza menos daño de origen físico recibirá nuestro personaje. Fracasar al mejorar una pieza de equipo destruye inmediatamente dicha pieza (incluida cualquier carta compuesta en ella).

Cooking

Cualquier personaje puede luego de haber completado la correspondiente quest, aprender a cocinar alimentos que proporcionan un añadido a los stats por un corto período. Dichos alimentos van del nivel 1 al 10 e incrementan un stat específico dependiendo del nivel. Cada alimento se crea a partir de unos ítems especificados. La dificultad de los ítems varía según el nivel del alimento.

Pets

Algunas criaturas pueden ser domesticadas con un ítem especial único para cada raza, luego deben ser alimentadas, equipadas con un accesorio y pueden ayudarte siempre y cuando su intimidad sea leal, y si les cuidas bien te ayudaran en el ataque.

Nota: A partir del Episodio 13 está planeado que cada una dé un bono mínimo para justificar su uso.

Adoption y Marriage

Se pueden casar 2 personajes de sexo opuesto, en algunos servidores también se pueden casar personajes del mismo sexo, ceremonia mediante se les otorga un anillo con habilidades especiales a cada uno que solo pueden ser usadas entre ellos.

Se puede adoptar, estando previamente casado, un personaje novice con nivel base 1 y nivel job 1. Tanto los padres como el adoptado recibirán habilidades nuevas y otros beneficios.

 

 

Episodios

Gravity utiliza el término de «episodio» para referirse a actualizaciones mayores que se realizan en el juego. En cada actualización se agregan ciudades, cartas, mapas, personajes, se modifican atributos, ítems, monstruos, etc.

Como en cualquier mundo virtual, Ragnarök Online tiene un buen número de ciudades. Muchas ciudades se han ido añadiendo a medida que se publican nuevos capítulos del juego:

Proyecto Internacional

Existen algunas ciudades, que nada tienen que ver con la típica mitología nórdica del juego, estas ciudades son llamadas “Proyecto Internacional”, pues tienen arquitecturas internacionales:

República de Schwartzwald

A parte del Reino de Rune-Midgard, sus alrededores y los países del proyecto internacional, en el Episodio 5 se añadió la capital de la nueva República de Schwartzwald, la cual fue ampliada con el Episodio 10, las ciudades de esta república son las siguientes:

Arunafeltz States

Para el Episodio 11, se creó una nueva nación, Arunafeltz States, que está en una mala situación diplomática con el reino de Rune-Midgard, hasta ahora sólo hay dos ciudades y una isla:

New World

En el Episodio 13 – “Encuentro con lo desconocido” se ha creado una nueva región del mundo y agregado hasta el momento las siguientes ciudades:

Dungeons

Son lugares para explorar y enfrentar desafíos, algunos requieren de múltiples jugadores para enfrentarlos, en general tienen un monstruo destacado, considerablemente más fuerte que los demás conocido como MvP (Most Valuble Player)o boss. Hasta el momento Ragnarök Online cuenta con los siguientes dungeons:

Instanced o Memorial Dungeons

Estos dungeons son diferentes a uno común, básicamente porque son dungeons con historia y en estos dungeons debes cumplir una quest o una mission, por esto no se puede acceder a ellas como un dungeon o mazmorra corriente. Estos dungeons son accesibles cuando se entra en party ya que por lo general al final de cada memorial dungeon se encuentra un MvP o Boss, tambien los miembros de la party deben cumplir con el nivel mínimo y máximo. Cada party tiene un tiempo límite para ingresar y completar un memorial dungeon, si su misión falla deberán esperar un tiempo para volver a ingresar, en ese tiempo cualquier otra party puede tomar la misión del dungeon. Estos dungeons tienen al fin de animar la creación grupos o partys para hacer el juego más sociable y divertido. Actualmente Ragnarök Online consta oficialmente de los siguientes Memorial Dungeons:

Bosses o MvP

Como en todo juego, no solamente hay monstruos normales, sino que existen los bosses, los cuales son mucho más difíciles de matar y requieren en general de más de un jugador para hacerlo. Estos MvP son monstruos con más habilidades, como las de invocar monstruos esclavos, y distintas magias, también tienen una cantidad de HP considerablemente mayor así como el daño que provocan. Cuando se derrota a un MVP, se dan 2 tipos de drops (ítems que deja), el drop normal, que son los ítems que normalmente daría, y al jugador que más daño le provocó, el MVP (Most Valuable Player) drop, que es una recompensa por haberlo derrotado. Hasta el momento Ragnarök Online cuenta con los siguientes MvP:

Ítems

Una de las principales características de este juego es el gran número de objetos que se pueden obtener, la mayoría por drops de monstruos, estos se dividen en Consumibles, Equipables y Misceláneos.

Consumibles

Estos ítems pueden ser usados para varios propósitos, divididos en ítems de recuperación, usados para recuperar HP y SP, ganar efectos o eliminarlos, aumentar los puntos de status, invocar monstruos, pergaminos de técnica que permiten “castear” una habilidad sin necesidad de conocerla, etc.

Equipables

Todos estos ítems dan un bono de defensa dependiendo del ítem siendo la más baja 0 y la más alta 12. Al ser usados pueden dañarse inutilizándolos, que obliga al jugador a restaurarlos.

Estos ítems permiten ser utilizados por el personaje como equipamiento, cada uno con sus características especiales. Dependiendo de la clase del personaje se permitirá utilizar distintos tipos de equipo.

Headgear: Éstos son los únicos ítems visibles y van en la cabeza, se dividen en tres tipos: Lower, Mid y Upper Headgears como los más básicos, también podemos encontrar Mid/Upper, Lower/Mid y Upper/Mid/Lower Headgears.

Armor: Los de más alta defensa, clasificadas en profesiones y características.

Garment: Los que siguen en defensa, a diferencia de las armaduras la mayoría de garments pueden ser usados por todas las clases.

Shield: Otra parte importante de la defensa personal que no puede equiparse si el portador usa una arma a dos manos.

Weapon: Este tipo de ítems están divididos en Niveles del 1 al 4, dependiendo del nivel, el ataque y el número de slots que poseen, algunas con características elementales, muchas conocidas, otras originales del juego. Éste es el grupo más extenso dividido en dagas, espadas de una mano, espadas de dos manos, arcos, hachas de una mano, hachas de dos manos, mazas, varas, lanzas, katares, armas de fuego, látigos, instrumentos musicales, manoplas, shurikens y libros.

Shoes: Otra parte de la armadura, desde sandalias hasta zapatos Míticos.

Accessory: Estos ítems, a diferencia de los demás, no suele otorgar bonus de defensa, sin embargo generalmente otorgan estadísticas al portador y tienen sockets en los que se pueden poner cartas.

Sets

Existen sets que otorgan más bonuses cuando se usan todas las piezas de equipo en conjunto, como pueden ser:

Cards

Cada monstruo del juego tiene su carta, la cual se identifica con su nombre, así por ejemplo, un “Poring” nos puede dar una “Poring Card”, un “Dark Lord” nos puede dar una “Dark Lord Card”, etc. Las cartas pueden ser compuestas en el equipo del jugador, siendo insertadas en un “slot” (ranura). También, cada carta está diseñada para ser compuesta en un tipo de equipo. Así por ejemplo, una “Fabre Card” está hecha para ser compuesta en un Arma, y una “Thara Frog Card”, en un escudo; una “Peco Peco Card” en la armadura; una “Sohee Card” en el calzado; una “Elder Willow Card” en un sombrero; etc. Las cartas tienen una infinidad de utilidades, y pueden variar la mayor parte de las características de un personaje. Usando las cartas anteriores, se tiene que la Pupa Card da +700 de HP; la Thara Frog Card da 30% de resistencia contra ataques humanos; la PecoPeco Card da HP +10%; la Sohee Card da SP +15% y SP-recovery +3%; la Elder Willow Card da +2 de Int, etc.

Cada monstruo guarda una carta con propiedades únicas, aunque muchas pueden tener efectos parecidos.

Como se nota, las posibilidades son infinitas. Aunque cabe decir que la posibilidad de obtener una carta de un monstruo es muy escasa. En los servidores oficiales es de 0.01% aunque también se pueden obtener de un objeto llamado Old Card Álbum, un ítem especial que genera una carta al azar.

Cards comúnmente usadas

Thara Frog Card: Reduce en 30% el daño recibido de DemiHumans (monstruos parecidos a humanos).

Hydra Card: Aumenta en 20% el daño físico producido a los DemiHumans (monstruos parecidos a humanos [los otros jugadores también se incluyen en esta categoría]).

Skeleton Worker Card: Aumenta en 15% el daño físico producido a enemigos de tamaño mediano. Además de aumentar al Atk en 5.

Recópilado por: Ervin Ariel Jarquín urbina

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s