SILENCIO MEDIÁTICO ANTE EL ABORTO

No sólo se promueve el aborto como un “derecho”, sino que se busca sistemáticamente ocultar lo que ocurre en cada aborto provocado.

Pocos, muy pocos, soportarían ver un aborto en todo su realismo. Las imágenes de embriones y fetos abortados que difunden algunos grupos pro vida suscitan una reacción emotiva muy fuerte, no sólo por la sangre o por los restos humanos que se exhiben, sino porque sentimos una pena profunda al ver cómo la vida de un hijo ha sido cercenada en sus momentos iniciales.

Pero la ocultación de las imágenes y el silencio mediático no pueden hacernos olvidar la realidad: cada años millones de hijos son eliminados en el seno de sus madres.

Desde luego, esos abortos surgen desde situaciones muy diferentes. Unos, porque una mujer quiso librarse de un embarazo no esperado. Otros, muchos más de los imaginados, por las amenazas de hombres sin escrúpulos que buscaron con prisa hacer desaparecer a sus hijos para evitar cualquier responsabilidad. Otros, porque la familia de ella (o la de él) la obligaron a “arreglar” el problema cuanto antes. Otros, porque el médico, a veces con presiones o engaños, convenció a la mujer a optar por el aborto como “solución” ante un embarazo difícil o porque el hijo era defectuoso.

Desde tantas situaciones y en muchos lugares del planeta, cada día miles de embriones son eliminados, en un silencio mediático que hiela el corazón.

No podemos vivir con indiferencia ante una hecatombe de tales dimensiones. Cuando hay tantas personas que arriesgan su fama o incluso su vida con acciones más o menos espectaculares para defender a algunos animales, ¿no será posible un compromiso decidido, en un contexto de justicia y de respeto hacia los seres humanos en sus derechos fundamentales, a favor de la vida de tantos hijos no nacidos?

Con un esfuerzo mayor por parte de los defensores de la justicia será posible dar pasos concretos para salvar no sólo a unos embriones o fetos pequeños e indefensos, sino a sus madres. También ellas agradecerán un día haber encontrado, en su camino, manos amigas y consejos oportunos para seguir adelante en su vocación al amor, desde la acogida a sus hijos durante los meses de embarazo y en los primeros años de su existencia terrena.

Recopílado y Elaborado por: Ervin Ariel Jarquín Urbina

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s